#DesignatedSurvivor: La secuela de 24 que necesitábamos

Estándar
designated_survivor

fuente: abc

Cualquier fan respetable de las series de televisión –o quien se jacte de serlo– sabe quién es Jack Bauer: ese intrépido agente federal de la Agencia Anti-Terrorista (CTU, por sus siglas en inglés), interpretado por el genial Kiefer Sutherland, que entre 2001 y 2010 (más un pequeño revival en el 2014) nos hizo vivir de cerca las mayores conspiraciones políticas del mundo, mientras lo acompañábamos a resolver cada uno de los casos en menos de 24 horas. Todo un experto en poner su vida en riesgo con tal de salvar a su familia, a sus colegas, a su país y al mundo entero. El último gran héroe de acción.

(¡Spoilers a la vista!) Durante las ocho temporadas completas que duró la serie, vimos cómo Jack salvaba al senador Palmer (Dennis Haysbert), quien más tarde se convertiría en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, de un complot para asesinarlo; cómo evitaba que una bomba nuclear estalle en Los Ángeles; cómo se infiltró en la mafia mexicana para evitar que un virus mortal sea esparcido; como, ya fuera de CTU, tenía que rescatar a su nuevo jefe, el Secretario de Defensa Heller (William Devane) y a su hija, su amada Audrey Raines (Kim Raver), secuestrados por un grupo terrorista, para luego volver a CTU y salvar nuevamente al país; cómo tiene que fingir su propia muerte y luego volver a aparecer cuando sus amigos empiezan a ser asesinados, para resolver una nueva conspiración; cómo es detenido por China y enviado a una prisión militar, pero tiene que volver para evitar una guerra mundial, mientras escapa de todos los que juraron vengarse de él; cómo tiene que trabajar con el FBI para descubrir a los traidores en la administración de la primera presidenta mujer, Allison Taylor (Cherry Jones), y evitar ataques biológicos; y, finalmente, cómo luego de volver a CTU para evitar un complot ruso más, termina –SPOILER- (EN SERIO, BIG SPOILER) siendo un fugitivo tanto para los rusos como para los estadounidenses.

Y en el camino, lo vimos perder absolutamente todo, su familia, sus amigos, su trabajo, su libertad, y todo por su inacabable vocación de servicio a su país. La consecuencia natural y justa sería que todo ese sacrificio y dedicación sea finalmente recompensado, que Jack limpie su nombre y que todo el mundo sepa cuántas veces el bueno de Bauer salvó al mundo de una desgracia. El verdadero destino para alguien como Jack Bauer tendría que ser la Casa Blanca. ¿Quién mejor para guiar un país que la persona que dedicó su vida entera a defenderlo? ¿Quién mejor para representar a un pueblo que la única persona que antepuso su amor al país por encima de su propia seguridad, su propio bienestar, su familia, su vida?

Bueno, guarden esa idea, porque este post no es sobre 24, es sobre Designated Survivor, la nueva joyita de ABC, distribuida internacionalmente por Netflix, con Kiefer Sutherland como protagonista, que se estrenó el 21 de setiembre en Estados Unidos y el 6 de noviembre por estos lares.

Empecemos por el nombre. En Estados Unidos, un sobreviviente designado es una persona, usualmente perteneciente al Gabinete (o alguien en la línea de sucesión presidencial), que, durante alguna actividad importante que requiera la presencia de toda la plana mayor del Estado, como una asunción de mando, por ejemplo, es mantenida en un lugar seguro y distante del evento para, en caso de una catástrofe, asegure la continuidad del gobierno.

Pues bien, al inicio de la serie nos encontramos con dicha catástrofe. Durante el Discurso del Estado de la Unión, una explosión en el Capitolio termina con la vida del presidente de Estados Unidos, con todo su Gabinete y con casi todo el Senado. Cada representante importante del gobierno, excepto el Secretario de Vivienda, Tom Kirkman (Sutherland), el sobreviviente designado, quien, desde el momento de la tragedia se convierte en el nuevo presidente de los Estados Unidos.

A partir de ahí, la serie se centra en las investigaciones sobre el atentado y en descubrir conspiraciones, mientras Kirkman tiene la difícil tarea de aprender a ser un buen presidente y reconstruir el gobierno (y la gobernabilidad) de su país. Todo a partir de ese momento se vuelve un hermoso revival de 24, mucho más cercano a los fans de Bauer de lo que debería ser una serie completamente independiente, y mucho menos forzada que la secuela del 2014, que ya ni siquiera tenía el formato de 24 horas y se sentía como una fórmula un poco gastada después de tantos años.

Porque seamos sinceros: a estas alturas es prácticamente imposible separar el rostro de Kiefer Sutherland del nombre Jack Bauer. Y si a eso le sumamos conspiraciones políticas, complots internacionales, ataques terroristas y un(a) agente del FBI testarudo(a) e inquebrantable, tenemos todos los ingredientes que hicieron de 24 la serie favorita de sus fans.

jack_bauer

fuente: mtv.com

Volvamos a la idea que dejamos pendiente. Jack Bauer presidente es el sueño de cualquiera que haya seguido la serie durante toda la década pasada. Y Designated… ofrece el escenario que habíamos estado esperando por seis años. Ver a Kiefer Sutherland en el sillón presidencial es como un premio, una recompensa por la paciencia y es inevitable sentir la continuidad entre una serie y otra.

Pero el presidente Kirkman no es el único personaje que nos remonta a la serie de Fox. La persistente agente del FBI, Hannah Wells (Maggie Q), es la sucesora perfecta de Bauer. Valiente, decidida y perseverante, no tiene ni un atisbo de duda al momento de poner en juego su carrera o arriesgar su vida en pos de la verdad, de lo que cree justo y de lo que su instinto entrenado le dice que es el camino correcto. No es una versión femenina de Bauer, es un personaje que brilla con luz propia, y que sostiene de manera perfecta las tramas sobre conspiraciones prácticamente ella sola.

maggieq

fuente: moviepilot.com

En una secuela verdadera de 24, la sucesora natural de Jack sería su fiel ayudante y amiga Chloe O’Brian (Mary Lynn Rajskub), quien a estas alturas habría aprendido todo lo que Bauer tenía para dejarle como legado. Vale decir: que nada es más importante que la verdad y la justicia y que cualquier medio está permitido para un objetivo mayor, como salvar el mundo, por ejemplo. Y en el camino, habría aprendido también un par de truquitos para obtener los resultados esperados.

Si no fuera O’Brian la elegida, necesitaríamos un personaje que encarnara las mismas características. Pues bien, la agente Wells es todo eso y más, con su propio sello y estilo, gracias a una notable Maggie Q, probablemente lo mejor de la serie. Y, por si no fuera suficiente, cuenta con el apoyo incondicional de Chuck Russink (Jack Epstein), un técnico del FBI, que ayuda a Wells con las pinchadas de teléfonos, hackeos de sistemas y otras cuestiones técnicas, o sea, la misma función que Chloe cumplía para asistir a Jack en sus misiones, incluso si eso implica salir temporalmente del “sistema” y lo legal.

Entonces, tenemos un presidente con el rostro de Bauer, una agente del FBI incansable en su persecusión de la verdad, y un asistente técnico que confía ciegamente en su compañera y su intuición. ¿Algo más? Podemos sumarle a Jason Atwood (Malik Yoba), subdirector del FBI y jefe de Hannah, quien recuerda a varios directores de CTU, desde Geroge Mason (Xander Berkeley), hasta Bill Buchanan (James Morrison), quienes primero se muestran incrédulos ante las teorías de Bauer (o de Wells), para luego convencerse firmemente de que es (Bauer o Wells) la única persona que puede resolver la conspiración, así no estén de acuerdo de sus métodos.

Por último, un detalle menor, pero que igual llama la atención, tenemos una Primera Dama, Alex Kirkman (Natascha McElhone), quien, no negarán, tiene un parecido físico con el gran amor de Jack, Audrey Raines.

Y un detalle adicional para los fans: la voz de Sutherland antes de cada capítulo diciendo “previously on Designated Survivor”. Si eso no es un guiño para los fans de Bauer, no sé qué es. Solo le faltaron los numeritos amarillos marcando la hora y el sonido clásico de los segundos pasando.

Pero insisto, este post es sobre Designated Survivor y no sobre 24. La serie es adictiva, al menos en sus primeros capítulos, y tiene personajes que generan empatía y conexión con los espectadores rápidamente. A veces, sin embargo, parece muy apresurada en algunos momentos y en algunas subtramas. El ritmo y el timing eran, para seguir con las comparaciones, precisamente dos de los puntos fuertes de 24, y en eso, la serie de Netflix se queda unos pasos atrás. Pero, a pesar de eso, Designated… logra mantenernos enganchados hasta el último capítulo estrenado. Y si bien el cierre no es tan espectacular como podría ser, deja la sensación de que todavía tendremos mucha acción y una trama bastante interesante por delante.

En este punto, es importante señalar que la serie tiene diez capítulos estrenados, y quedan once pendientes que recién serán lanzados el 8 de marzo en Estados Unidos, por lo que, probablemente, tengamos que esperar hasta abril o mayo para verla en Latinoamérica. Tal vez el éxito de esta primera mitad anime a Netflix a estrenarla en simultáneo. Ojalá.

Mientras tanto, permítanme cerrar la idea inicial. Designated Survivor, obviamente, no es una secuela de 24, aunque estoy seguro que no soy el único fanático de Bauer al que le gusta pensar que sí. Tras el no tan bien recibido revival de 2014, Fox se animó a planear una secuela real, esta vez sin Jack Bauer como protagonista, pero prometiendo mantener el mismo espíritu que hizo famosa a la serie. Será difícil que la mayoría de fans vuelvan a engancharse con una serie sin su protagonista -y estrella- principal, con mayor razón si tenemos una alternativa que pinta mejor.

24 Legacy se estrena el 8 de febrero por estos lares. Designated Survivor es probablemente la secuela que los fans de 24 necesitábamos y merecíamos. Legacy es la secuela que necesitaba Fox.

Anuncios

#NiUnaMenos: Ya es hora, compañeros

Estándar

niunamenos

Ha pasado ya un mes desde la marcha #NiUNaMenos, y poco más de dos meses desde la aparición del grupo de Facebook que rápidamente se convirtió en un espacio seguro para que muchas mujeres se animen a compartir sus testimonios de violencia.

Varias cosas han cambiado desde entonces. El tema está ahora en boca de todos, incluso de aquellas personas que insisten en restarle importancia al asunto. Ahora vemos casi a diario en las noticias algún nuevo hecho vinculado con violencia de género, tan frecuentemente que algunos avispados periodistas llegaron a preguntarse para qué había servido la marcha. Pero no nos engañemos, la cantidad de hechos de violencia ha sido siempre así de alta y frecuente, lo que ha cambiado es que ahora nos preocupamos por, al menos, darle la cobertura que el problema merece. Es un cambio sustancial aunque suene a poco. Y más significativo es el hecho de que cada vez más mujeres se sienten con la fortaleza necesaria para hacer la denuncia desde que inició el movimiento.

Ha cambiado también la forma en que muchos nos enfrentamos y reaccionamos al problema. Hay cada vez más muestras de solidaridad, más acciones concretas y más muestras de voluntad de políticos y ciudadanía de cambiar esta situación que no puede mantenerse por más tiempo. Pero no es suficiente

Porque justamente algo que no ha cambiado, aunque suene contradictorio, es la manera de pensar de una gran parte de la sociedad –posiblemente, mayoritaria– que todavía se resiste a aceptar la magnitud del problema. Y la mayoría de esas personas son, como era de esperarse, hombres.

Seamos sinceros, compañeros congéneres. Desde el inicio del movimiento #NiUnaMenos nuestro género ha dado unas muestras enormes de indiferencia y una falta tremenda de solidaridad, sensibilidad y empatía. Basta con leer los comentarios que aparecieron a raíz de la marcha, o los que siguen apareciendo ante cada nuevo caso y cada nuevo cuestionamiento.

A mí, honestamente, ya no solo me causa indignación, me asusta. Me da miedo pensar cómo hemos podido llegar a crear una sociedad con tan poca capacidad para conmoverse y solidarizarse con el dolor ajeno. Y me asusta también que no parezca que tengamos la intención de hacer algo para revertir esa situación. Me causa pavor cada vez que veo un nuevo caso, que leo un nuevo testimonio, pensando que la siguiente podría ser alguien que conozco, alguien que quiero. Que si en una reunión familiar hay diez mujeres, es muy probable que siete de ellas hayan sufrido algún tipo de agresión. Pero me da miedo también pensar que, más bien, la persona que conozco y quiero pudiera ser no la víctima, sino el próximo agresor.

Me aterra la facilidad con la que desestimamos testimonios y denuncias, aun cuando las pruebas parecen contundentes, con mayor razón si el acusado es alguien cercano. Y es peor cuando, no contentos con eso, optamos por culpar a la víctima.  Me horroriza pensar que ya hemos tocado fondo, que si nuestros jueces no son capaces de proteger a una menor de quince años que ha sido explotada sexualmente, y que pueden fácilmente dejar en libertad al agresor de una mujer que ha quedado al borde de la muerte, es porque nos encontramos en un hoyo profundo del que tal vez no se pueda salir. Y esa es una conclusión de terror.

Pero una de las cosas que más me asustan, amigo hombre, es que tú y yo somos productos de esa misma sociedad y que llevamos dentro esa carga machista con la que se ha formado, y que en cualquier momento puede explotar, si es que no lo ha hecho ya. Que el próximo agresor, el próximo acosador, no sea alguien que conocemos, sino que seamos nosotros mismos. Y me da más miedo no solo pensar que eso pueda pasar, sino pensar que podría haber pasado ya sin que me haya dado cuenta (y no sé si me da más miedo que haya pasado o que no me haya dado cuenta).

Leo por ejemplo, el último caso de acoso que ha explotado en redes, ya sabes, el de ese escritor que por ser antifujimorista y pensar como nosotros, nos cuesta señalar con el dedo. Pero Gustavo Faverón es un acosador, las pruebas así lo demuestran, y no hay nada que podamos ni debamos decir para defenderlo. Pero más allá del hecho en sí, lo que no he dejado de pensar desde el día en que todo el asunto salió a la luz es en cuántas veces hemos podido estar en una situación similar sin saberlo, en que la diferencia entre la persistencia y el acoso es una línea muy delgada, cuyo límite depende más de cómo se sienta la otra persona que de nuestras intenciones.

Y ese fue el punto de partida para esta reflexión. Es hora de ponernos la mano en el pecho, compañeros congéneres, y reconocer que de una u otra forma muy probablemente todos la hayamos cagado. Digámoslo así, con todas sus letras. Tal vez no todos hayamos acosado o agredido a alguien, pero basta con que hayamos callado cuando otra persona lo hizo para que carguemos con la culpa. Todos de alguna forma hemos contribuido con la situación actual, y seguimos contribuyendo con nuestra indiferencia, con nuestra complicidad, nuestro estúpido “código de hombres/amigos”, nuestro silencio. Si empezamos por cuestionarnos lo que hemos hecho, habremos dado un gran paso para salir del hoyo.

Así que estos párrafos que siguen son para ti que eres mi amiga, para ti que eres mi ex, para ti que eres mi ex amiga. Perdóname si alguna vez alguien te agredió y yo no estaba prestando la suficiente atención para escuchar o darme cuenta de lo que estaba pasando. Perdóname por las veces que alguien te faltó el respeto y no te defendí. Pero, sobre todo, lamento mucho si ese que te faltó el respeto fui yo.

En serio siento mucho si alguna vez no te creí cuando comentaste que alguien te había faltado el respeto, acosado o agredido. Disculpa si defendí al agresor o si le creí más a él que a ti. Y especialmente, lamentaría mucho haberte hecho sentir que la equivocada eras tú, que no debiste quejarte o que lo que te estaba molestando no era tan importante. Quiero que sepas que no es así, tienes todo el derecho de decir en voz alta si una situación te incomoda o molesta, y prometo que la próxima vez estaré ahí para escucharte, creerte y apoyarte.

Discúlpame por todas la veces que menosprecié o ignoré tu opinión, por todas la veces que te interrumpí para decir lo mismo que tú estabas diciendo, por todas las veces que asumí que me tocaba a mí tomar la iniciativa y las decisiones, y por todas las veces que me sentí con más derecho sobre algo por el simple hecho de ser hombre. Perdóname por todas las veces que te hice sentir inferior o pasé por encima de ti como si no estuvieras ahí. Discúlpame por las veces que hablé mal de ti o no intervine cuando alguien lo hizo a tus espaldas.

Lo siento mucho si algo de lo que hice por llamar tu atención cuando me di cuenta lo mucho que me gustabas hizo que te sintieras presionada, agobiada o incómoda, si insistí más de la cuenta porque no entendí que me estabas diciendo que no. Lamento si luego del rechazo te hice sentir mal, te ofendí o te hice daño. Y especialmente, lamento mucho si alguna vez te agredí, te humillé o te causé algún tipo de daño emocional.

Y discúlpame Ceci por todas las veces que aproveché o saqué ventaja de mi condición de hombre para tener privilegios sobre ti, pese a que eres la hermana mayor y mucho mejor que yo en muchos aspectos, y perdón por no reclamar contigo por esas injusticias. Y perdóname si te lastime alguna vez así haya sido durante algún juego tonto y brusco de niños.

También perdóname Zory por todas las veces que te falté el respeto o te hice sentir mal, y por todas las veces que me sentí con el derecho de reclamarte o exigirte cosas por el simple hecho de ser tu hijo. Y todo eso pese a que siempre has sido un gran ejemplo y la primera influencia que recibí del feminismo.

Y también me disculpo contigo Ernesto, mi hermano menor, si con mi ejemplo contribuí a que dentro de ti también se formaran rasgos machistas, pero sé que compartes conmigo el interés por lograr un mundo mejor para nuestras hermanas mujeres.

Y a los demás hombres, no les pido que salgan a decir públicamente todo lo que hicieron mal. Simplemente que nos tomemos un momento para reflexionar sobre ello, y que nos comprometamos a no repetir errores del pasado.

Es hora de cambiar y revertir la situación, compañeros. Si no lo hacemos por ellas –que debería ser razón suficiente-, hagámoslo por nosotros, aunque sea. Yo no quiero ser el próximo agresor ni el próximo acosador. Y no quiero que sea mi hermano menor, ni mis hijos ni sus hijos. Dejemos de cargarles todo el peso a ellas, diciéndoles cómo vestirse, como comportarse, cómo protegerse y cómo decir que no. Es hora de asumir nuestra culpa, pedir disculpas y empezar a reivindicarnos. Es hora de que ellas puedan vestirse y comportarse como quieran y que no tengan la necesidad de tomar medidas especiales para cuidarse de nosotros. Porque ya es hora, compañeros, de que nosotros dejemos de representar un peligro para ellas. Es hora de tomar conciencia, cuestionarnos y cambiar. Ya es hora. Más vale tarde que nunca.

La Manchita del Quijote: promoviendo arte y cultura en Puente Piedra

Estándar

Quijote para la Vida” es un proyecto social creado por Eddy Ramos, comunicador, y su esposa Lis Pérez, profesora. Su objetivo es fomentar la lectura en los niños y niñas del asentamiento humano Santa Rosa, en el distrito de Puente Piedra.

Centro Cultural Luis Berger

Para ello, Lis y Eddy inauguraron una biblioteca en la comunidad, e implementaron un programa cultural, cuyo eje principal es el fomento de la lectura, donde los niños y niñas del barrio aprovechan su tiempo libre para potenciar sus capacidades, mejorar su aprendizaje, y desarrollar nuevos valores.

Inspirados por los ideales del Ingenioso Hidalgo, la manchita del Quijote participa en actividades culturales a través del cine, la lectura y otras artes, con la finalidad de formar mejores ciudadanos y nuevos líderes que aporten al desarrollo de su comunidad.

Ha sido premiado por el proyecto Puntos de Cultura del Ministerio de Cultura y el programa Cultura Viva de la Municipalidad de Lima y el Festival de Cine Pachamama en Brasil, todos en el 2014. Recientemente, el proyecto ha sido seleccionado, junto a deportistas calificados del Perú, para participar de la XX Lectura Continuada de El Quijote, junto a artistas y escritores de todas partes del mundo, conectados por internet.

Conversamos con Eddy Ramos, fundador del proyecto y promotor de la Asociación Cultural, que inició en el 2007 con la inauguración de la Biblioteca Don Quijote y su Manchita.

Quijote para la vida

¿Cómo nace el proyecto Quijote para la Vida?

Es un proyecto que nace en las aulas del Instituto Bartolomé de las Casas, institución fundada por el padre Gustavo Gutiérrez. Nace como parte de un curso, gracias a una experiencia de un compañero en Carabayllo que tenía una biblioteca comunal. Fue a partir de eso que nosotros creamos la Biblioteca Comunal Don Quijote y su Manchita.

¿Qué fue lo que los motivó?

Fueron dos aspectos cruciales, dos problemas que identificamos: en primer lugar, el mal uso del tiempo libre de los niños y niñas del barrio; y en segundo lugar, el escaso apoyo de los colegios y sistema educativo a una visión de lectura desde los barrios, o sea la crisis educativa en la escuela pública.

En nuestra comunidad Santa Rosa de Puente Piedra, el 60% de estudiantes acuden a cuatro escuelas públicas, dos de ellas en nivel inicial y dos en niveles de primaria y secundaria.

Por tanto, sentimos las consecuencias de la educación peruana que lleva tres décadas de deterioro progresivo. El principal problema es la baja calidad de la enseñanza, pues las escuelas de nuestra comunidad no están consideradas entre las que llegan a tener más del 60% de niños y niñas que han logrado los aprendizajes fundamentales según las evaluaciones de la ECE (Evaluación Censal de Estudiantes del Ministerio de Educación).

El tiempo libre se ha convertido en la sociedad moderna en un verdadero dolor de cabeza para los padres y madres de familia, que tienen que enviar a sus hijos e hijas en el turno tarde a la escuela, porque en nuestra comunidad una escuela pública, Fe y Alegría N° 12, atiende a niñas y niños de Primaria de 1:00 pm a 6:00 pm. Entonces, los niños y niñas están acostumbrados a dormir hasta las 10:00 u 11:00 am porque sus padres no se encuentran en casa, toda vez que salen de la comunidad para trabajar.

De ahí la importancia de fomentar la lectura, pero también de incluir otras actividades culturales.

¿Cuál era la visión que tenían de lo que querían implementar?

Queremos que en el 2021, año del bicentenario, nuestros niños y niñas serán líderes, agentes culturales con capacidades para ejercer una ciudadanía democrática a través de las líneas estratégicas y que sean capaces de promover el cambio en su entorno a partir de las capacidades inculcadas.

Somos una asociación cultural sin fines de lucro que impulsa la construcción de Barrios Culturales a través del cine, lectura, otras artes y deporte en niños, niñas y jóvenes con la finalidad de ser mejores ciudadanos.

¿Por qué El Quijote?

Hemos logrado unificar actividades artísticas y culturales sobre la figura del Ingenioso Hidalgo Don Quijote, personaje mundial, que a pesar de haber pasado más de 400 años, aún nos da lecciones de vida, valores y enseñanzas, logrando colocar en el imaginario del barrio los sueños y utopías de El Quijote.

El Quijote es un hombre apasionado que lucha por un sueño, nuestro barrio empieza a soñar gracias al arte y la cultura. El Quijote lucha contra las injusticias y la inequidad, nuestro barrio busca ser solidario donde todos participemos.

El Quijote emprende un proyecto de recorrer el mundo, nosotros buscamos replicar que todos los barrios tengan un espacio público que permita integrar a las familias, reconocer nuestra historia y movilizar para defender nuestros derechos.

¿Qué cambios han visto en los niños y niñas que participan del proyecto?

Han mejorado en el hábito de lectura, leen de manera constante. Han adquirido actitud crítica por la dinámica de lectura que es diaria en la biblioteca.

Muchos niños y niñas tienen mejoras en sus aspectos académicos en el colegio, desarrollan actividades diversas de arte y cultura, fortaleciendo su desarrollo integral. Pero la lectura siempre es un eje transversal.

Tienen también una identidad, visión del barrio, de la historia de la comunidad. Se comunican mejor, se integran con otros niños, conversan con muchas personas que nos visitan.

¿Cómo ha sido la recepción de los padres, de la comunidad? ¿Hubo cierta desconfianza al principio o apoyaron desde el comienzo?

Sí, los padres son un motor importante, poco a poco se van involucrando. Se les nota muy responsables. Si los hijos participan, hay una influencia de los niños hacia los padres. Ahora buscamos crear el Patio de la Cultura, un espacio público donde la comunidad será vital.

Siempre hay desconfianza, pero ya nos hemos ganado la legitimidad, por salir en los medios, ver que sus hijos mejoran, el barrio tiene otra visión y nos ayuda.

En la presentación que hay en internet, haces mención a la alfabetización como un objetivo, pero lo enfocas no solo en un tema de leer y escribir, sino en todo un bagaje cultural…

Sobre todo en el cine, lo llamamos alfabetización audiovisual. Todos los viernes hay cine, los chicos conocen historias, conocen un nuevo lenguaje, el cine es una ventana al mundo, y sin duda ayuda para que luego lean. La lectura te jala a otras artes. Además, el cine les enseña a apreciar la belleza, actitud crítica, y a discutir sobre lo que ven.

La alianza con el Grupo Chaski ha sido muy importante, en ese sentido…

Así es, con Chaski para el cine, con la Brigada Muralista para los murales, con grupos culturales, voluntariado universitario, Ministerio de Cultura, etc.

¿Han replicado o tienen pensado este proyecto en otros barrios, en otras zonas?

Sí, tenemos dos réplicas, una en Carabayllo y otra en Ñaña, Chosica. La réplica va fundamentalmente en la lectura, la metodología.

¿Qué otros planes tienen para seguir creciendo?

Más réplicas en las regiones y barrios. También lanzaremos nuestra página web. Y en octubre vamos a celebrar el Festival Internacional Quijote Perú…

¿Organizado por ustedes? ¿En qué consiste?

Es un reto mayor: institucionalizar el Festival Internacional Quijote Perú con el fin de impulsar una industria local productiva en el Barrio Quijote, sobre la imagen e ideal del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Nuestros objetivos específicos son promover el ideal del Quijote en el contexto peruano latinoamericano; impulsar la integración de artistas a nivel nacional y latinoamericano; movilizar a los barrios de Lima Norte, tomando conciencia sobre la lectura y la construcción de ciudadanía sobre los valores de El Quijote; generar una industria local productiva en el Barrio Quijote.

La última, algo que me causó mucha curiosidad. Leí en una entrevista anterior que hiciste que el local donde está la biblioteca iba a ser su casa, ¿es cierto? ¿Cómo así se animaron a desprenderse de su vivienda en favor de la comunidad?

Sí, es cierto. Tenemos dos hijos pequeños, Cielo de 9 años y Luís Andrés de 7, ambos se nutren de todo. Creemos que ellos y sus amigos y el barrio tienen que tener esa oportunidad de crecer y desarrollarse como comunidad, y nosotros felices de poner nuestro granito de arena.

14 películas para el 14 de febrero (y 6 más porque es domingo)

Estándar

Domingo. 14 de febrero. Parece ser un buen día para dedicarse a ver películas de amor y desamor. Ya sea en pareja, entre amigos, o foreveralones, siempre es bueno volver a esas películas que nos hacen suspirar, botar una lagrimita, recordar viejos amores o ahogar las penas.

Y como lo mío son las películas indie/hipster, aquí una lista con mis favoritas, esas que siempre vale la pena volver a ver. Ya sea que les guste o no celebrar San Valentín, o se inclinen más por el día de la amistad, o tan solo porque es domingo, una buena película siempre es bienvenida. Creo que hay para todos los gustos y todo tipo de amor. Iba a escribir sobre cada una de ellas, pero como no tengo mucho tiempo, solo les dejo los trailers y un breve “por qué”. Sabrán perdonar :v

1. JUNO (Dir: Jason Reitman, 2007)

Porque es la mejor película indie/hipster de la historia. O, al menos, mi favorita. Dirigida por el Jason Reitman pre-Young Adult, tiene a Ellen Page y J. K. Simmons, y uno de los mejores soundtracks. Para qué más

 

2. (500) DAYS OF SUMMER (Marc Webb, 2009)

Porque es la película de amor y desilusión por excelencia, y convirtió a Zooey Deschanel y Joseph Gordon-Levitt en los actores hipster favoritos. Además, dividió a todos (al menos entre mis amigos) entre los que odiaban a Summer y los que culpaban a Tom

 

3. HAPPYTHANKYOUMOREPLEASE (Josh Radnor, 2010)

Porque es como si por fin le hubieran dado su propia película a Ted Mosby. Oh, esperen, eso es exactamente lo que es (o casi). Josh Radnor tratando de gilearse a Kate Mara, y la canción que interpreta Kate al final, son motivos suficientes

 

4. ADVENTURELAND (Greg Mottola, 2009)

Porque hay que ver todas las películas de Greg Mottola, y porque esta tiene a Jesse Eisenberg y Kristen Stewart, y es adorable

 

5.  ME AND EARL AND THE DYING GIRL (Alfonso Gomez-Rejon, 2015)

Esta no es una película romántica pero claro que es una película de amor. Para muchos, el 14 de febrero es también el Día de la Amistad y por eso, no podíamos dejar de incluir a una de las mejores películas del año pasado (si no la mejor). Una película hermosa sobre la amistad, la vida y la muerte. Les reto a no botar aunque sea una lagrimita (o varias).

 

6. ONCE (John Carney, 2007)

Porque es uno de los musicales más filin de los últimos tiempos. Deben ver también Begin Again, otea gran y bella película de Carney

 

7. DAN IN REAL LIFE (Peter Hedges, 2007)

Porque es Steve Carell enamorándose de Juliette Binoche, quien resulta ser la novia de su hermano. Y están en una reunión familiar. Además, es de los productores de Little Miss Sunshine

 

8. HORS DE PRIX (Priceless) (Pierre Salvadori, 2006)

Porque es divertida y distinta. Y cualquier oportunidad es buena para ver a audrey Tautou

 

9. UP IN THE AIR (Jason Reitman, 2009)

Porque Jason Reitman antes de “Young Adult” hacía las mejores comedias. Y en esta están George Clooney y Anna Kendrick. El amor no es el tema central de la película, pero las relaciones son parte importante de la trama y de las reflexiones que Reitman propone

 

10. NICK & NORAH’S INFINTE PLAYLIST (Peter Sollet, 2008)

Porque es una película genial, divertida y adorable, y Juno no podía ser la única con Michael Cera en esta lista.

 

11. RUBY SPARKS (Jonathan Dayton / Valerie Faris, 2012)

Porque a quién no le gustaría poder crear a la mujer (u hombre) de sus sueños con solo sentarse a escribir un poco. Bueno, tal vez lo piensen mejor después de esta película, pero vale la pena verla porque es fresca y diferente, y Zoe Kazan tiene mucho talento como actriz y escritora

 

 

12. LOST IN TRANSLATION (Sofia Coppola, 2003)

Porque ¡Bill Murray y Scarlett Johansson! Es una película sobre amores incompletos, melancolía, sobre sentirse solo y encontrar compañía y amistad en el lugar menos pensado

 

13. AWAY WE GO (Sam Mendes, 2009)

Porque fue inesperada y gratamente conmovedora, y Maya Rudolph es genial

 

14. SAFETY NOT GUARANTEED (Colin Trevorrow, 2012)

Porque es una de las películas más geniales y tiernas que he visto últimamente. Tiene romance, comedia, misterio y viajes en el tiempo, ¿necesito decir más? Puntos bonus porque tiene esta canción de su productor, Mark Duplass: https://open.spotify.com/track/44odQuRgbVWpdkprC9YAOK


(6 más porque, además, es domingo)

15. HER (Spike Jonze, 2013)

Porque, ¿qué clase de lista con películas hipster de (des)amor no iba a incluir Her? Joaquin Phoenix se enamora del software de su teléfono, y es más adorable de lo que suena

 

16. SUBMARINE (Richard Ayoade, 2013)

Porque ofrece una mirada distinta, más real, sobre la adolescencia y especialmente el amor en esta etapa. Es una película que se siente única, y que te engancha desde el comienzo

 

17. 50 / 50 (Jonathan Levine, 2011)

Otra película que es más sobre la amistad que sobre romance, pero amor a fin de cuentas. Joseph Gordon-Levitt es un chico que ha sido diagnosticado con cáncer (50% de probabilidades) y ahora debe aprender a sobrellevar y convivir con su enfermedad, gracias a la ayuda de su mejor amigo (Seth Rogen) y su psicóloga inexperta (Anna Kendrick)

 

18. LARS AND THE REAL GIRL (Craig Gillespie, 2007)

Porque tiene una de las premisas más absurdas y aún así llega a ser conmovedora y no (tan) creepy. Ryan Gosiling es Lars, un tipo tan solitario que termina enamorándose de una muñeca inflable, creyendo que es real. Toda su familia y amigos tienen que seguir el juego hasta descubrir cómo ayudarlo a superar su evidente transtorno. ¿Qué, no?

 

19. THE ART OF GETTING BY (Gavin Wiesen, 2011)

No es precisamente una obra maestra, pero por alguna razón sentía que debía estar en esta lista. Tal vez sea porque me identifico con el título (el arte de pasar de todo) :v De todas maneras es divertida, aunque predecible

 

20. ZOMBIELAND (Ruben Fleischer, 2011)

Porque, como ya hemos dicho antes, cualquiera es un buen motivo para ver Zombieland

 


Post-post:

Si quieren saber más sobre estas u otras películas (injustamente) omitidas, pueden chequear estas buenas listas:

 

#Magallanes: entre el olvido y la redención

Estándar

Hoy, 20 de agosto, se estrena por fin la muy anticipada película peruana Magallanes, la opera prima de Salvador del Solar como director. La expectativa es muy alta desde que se anunció el rodaje, gracias a un elenco prometedor, pero se incrementó luego de que ganara el premio Cine en Construcción (Films in Progress) en el festival de San Sebastián, y más recientemente el Premio del Público en el XIX Festival de Lima, donde Magaly Solier se alzó también con el premio a Mejor Actriz.

(fuente: Tondero Films en Facebok)

(fuente: Tondero Films en Facebok)

Harvey Magallanes (interpretado por el actor mexicano Damián Alcázar) es un ex militar que sirvió en Ayacucho durante la época del conflicto armado interno. Veinticinco años después, Magallanes pasa sus días trabajando como taxista y como chofer de su antiguo coronel (interpretado por el actor argentino Federico Luppi), hoy en silla de ruedas y con demencia senil. En una de esas jornadas recoge a una pasajera que inmediatamente removerá memorias y sentimientos que Magallanes hubiera preferido mantener enterrados. Se trata de Celina (Magaly Solier), quien siendo prácticamente una niña, fue secuestrada en un cuartel del Ejército y puesta a disposición del Coronel.

El furtivo encuentro no solo desatará viejos recuerdos en Magallanes, sino un enorme complejo de culpa y una obsesión por redimirse. Y es en torno a ese deseo que gira toda la película. Magallanes hará hasta lo imposible por ayudar a Celina, la única  forma de redimirse que se le ocurre, sin importarle traicionar a sus jefes ni poner en riesgo a su propia familia. Pero a Celina no le interesa su ayuda, y mucho menos seguir rasgando viejas heridas que nunca terminan de cerrarse.

En esta película, Salvador del Solar vuelve sobre uno de los temas más recurrentes de nuestro cine, pero lo hace desde una nueva perspectiva, la de la distancia de los años. Y esa es una de las virtudes de la película, pues plantea uno de los temas más delicados, y muy vigente hasta el día de hoy: la reconciliación (o la falta de ella).

(foto: Daniela Talavera)

(foto: Daniela Talavera)

Ambos personajes representan dos polos opuestos de los protagonistas del conflicto sufrido en nuestro país. Por un lado, el militar que busca reincorporarse a la sociedad civil y trata de olvidar los tormentos de la guerra, y las atrocidades vividas (y cometidas). Por el otro, Celina, la encarnación de las víctimas que se debaten entre el rencor y el olvido, en una búsqueda imposible de dejar atrás el pasado, pese a que llevan aún consigo las heridas físicas y las invisibles.

Pero Celina representa también la dignidad de quienes saben que el perdón no se compra ni con dinero, ni con influencias, ni con favores. Celina solo quiere seguir adelante, por ella misma, y, si bien sabe que nunca podrá olvidar, al menos prefiere no verse obligada a recordar.

La película plantea también otros temas a partir de los personajes secundarios y sus respectivos conflictos. Existen aquellos que prefieren no recordar, o mejor aun, no enterarse de lo que pasó años atrás, y evitar a toda costa hablar de esos temas; así como también encontramos a los que sienten añoranza de esos tiempos, pues hasta ahora no han podido encontrar su lugar en la sociedad post terrorismo, y extrañan el protagonismo que tenían cuando portaban armas y podían ejercer su poder sobre otros.

Es importante notar cómo la película se aleja de prejuicios y no se centra en las consecuencias del terrorismo en sí, sino en la otra tragedia, la del abuso de poder y sus víctimas, quienes se vieron vulneradas por las personas que debían protegerlas. Es destacable, teniendo en cuenta que es un tema aún muy delicado en nuestra esfera socio-política actual.

(foto: Daniela Talavera)

(foto: Daniela Talavera)

Magallanes nos presenta personajes complejos y muy humanos, que se enfrentan a todo tipo de conflictos morales, apoyado en un casting más que correcto. Damián Alcázar hace un papel notable y son muy buenas también las actuaciones de Federico Luppi y el siempre correcto Bruno Odar. Tal vez el más bajo termina siendo Christian Meier, quien da vida al hijo del Coronel, un empresario de clase acomodada y jefe de Magallanes, pero puede deberse, en parte, a una cuestión de encasillamiento. Mención aparte merece la sensacional Magaly Solier. Siempre es extraño verla porque por momentos se siente su falta de técnica, pero es tanta su pasión y compromiso con los personajes que encarna, que no solo soslaya, sino que sobrepasa completamente cualquier deficiencia metódica con un talento natural único. Miren si no la escena de la comisaría y díganme si no se les escarapela la piel.

Técnicamente, la película está bastante bien trabajada y tiene momentos de fotografía notables, como esa hermosa escena en la que Celina corre a llorar a la cima de un cerro. También es destacable el guión, escrito por Del Solar y basado en el libro “La Pasajera” de Alonso Cueto.

Muchas opiniones coinciden en que esta es la mejor película peruana en lo que va del año. Lo bueno es que es difícil decirlo con certeza, ya que en general ha sido un buen año para la filmografía nacional. Pero es, sin duda, una muestra más de que el cine peruano continúa en crecimiento y que cada vez se suman nuevos nombres a la lista de promesas interesantes. Anoten a Salvador del Solar, ya no solo como actor, pues parece tener una carrera prometedora también detrás de las cámaras.

#Desaparecer: la nueva aventura del cine peruano

Estándar

Esta semana llega a las salas de cine una nueva cinta peruana. Desaparecer es la nueva película de Dorian Fernández-Moris, director de Cementerio General, y de AV Films, el mismo equipo que nos trajo también Secreto Matusita. Ahora, se alejan del terror para presentarnos “la película que siempre hemos querido hacer”, según confiesan el director y su productor, Paco Bardales, quien junto a Fernández, escribió también el guión.

La película narra la historia de Giovanni (interpretado por Ismael La Rosa), quien, al enterarse de la desaparición de su novia, Milena (Virna Flores), viaja hasta la Amazonía con el fin de rescatarla. El trailer prometía una cinta de acción que recordaba más a Liam Neeson que a lo que estamos acostumbrados en el cine nacional. Y si bien, el resultado final no es precisamente una catarata creciente de acción, balas y persecuciones, la trama y el suspenso conseguido son lo suficientemente buenos como para mantener enganchado al espectador.

En declaraciones previas al estreno, tanto Dorian Fernández como Paco Bardales prometían una película que fuera capaz de entretener al público que solo busca pasar un buen rato de cine, y, a la vez, dejar un mensaje que genere reflexión en los espectadores que llegan a las salas buscando algo más. Creo que cumplieron, en mayor o menor medida, con ambas.

La cinta, efectivamente, entretiene. Un buen guión, una historia bien contada y un trabajo técnico bien logrado en términos generales, son los puntos fuertes de la película. A esto hay que sumarle un elenco más que interesante, donde resaltan, para mi gusto, Oscar Carrillo y Teddy Guzmán, y al que se suman también Reynaldo Arenas, Mónica Sánchez y Fernando Bacilio, ganador de varios premios por su papel en “El Mudo”.

Fuente: encinta.utero.pe

Teddy Guzmán y Fernando Bacilio (fuente: encinta.utero.pe)

Ismael La Rosa y Oscar Carrillo (fuente: encinta.utero.pe)

Ismael La Rosa y Oscar Carrillo
(fuente: encinta.utero.pe)

Se trata de una apuesta más que interesante dentro del cine nacional. La inversión –cercana al millón de dólares– así como el notable despliegue de producción que significa grabar en la Amazonía, con equipos de alta calidad y un reparto con muchos extras, no es algo que se vea en nuestro cine así nomás.

Hacer cine, o dedicarse a la labor audiovisual profesionalmente en el Perú, es una hazaña y una aventura ya de por sí. Esto no significa que, con esa excusa, se pasen por alto errores, omisiones o simplemente se le atribuyan a trabajos audiovisuales méritos que no poseen. Pero sí implica reconocer el valor de quienes se animan a dar un paso más y hacer algo distinto o arriesgado.

Tal es el caso de Desaparecer. El esfuerzo realizado para sacar adelante esta película, bien merece un reconocimiento, y es, para mí, razón suficiente para darle una oportunidad a la película en las salas de cine.

Felizmente, ese esfuerzo excepcional no es el único ni el mayor mérito de la película. Como cinta de suspenso es interesante. Logra crear una atmósfera de misterio que atrae, apoyada principalmente en el mágico encanto de la Amazonía, sus paisajes y sus mitos. Otra promesa que hicieron los realizadores fue no caricaturizar a la Amazonía, y creo que esa también la cumplieron.

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

La selva no solo se muestra imponente, sino que se vuelve protagonista. Sus bosques, sus secretos y sus misterios son parte fundamental de la construcción de la historia. Precisamente, otro de los méritos de la película –el más significativo, en realidad–, es que logra plantear claramente un problema muy serio que afecta a la Amazonía desde hace muchos años. El trasfondo de la cinta es una denuncia de esa explotación y tráfico ilegal de materia prima que tanto daño ha hecho en nuestra selva. Una realidad innegable pero de la que no hablamos mucho.

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

Aquí la película alcanza su principal valor, más allá de lo netamente audiovisual, y Dorian Fernández termina de cumplir su promesa. El espectador se lleva a casa una reflexión, si así lo quiere, y un claro llamado de atención sobre esta problemática, que ojalá sirva para que empiece a tomarse mayor conciencia sobre un tema que es de interés nacional.

 

*Mención especial para la gran secuencia final. Pero no voy a decir más. Vayan a verla, en serio.

#Destruyendo: Todo sobre los nuevos Bypass de Castañeda (y la semana más movida de la gestión)

Estándar

Estos últimos diez días han sido un verdadero vendaval para la gestión Castañeda. Durante el fin de semana se enfrascaron en una dura lucha contra la cultura urbana, borrando, de madrugada y casi a escondidas, 15 murales que adornaban y daban color a paredes del Centro de Lima. Su única justificación: “los murales no van con el Centro Histórico… ¿Qué va a decir la UNESCO?”. Castañeda aseguraba que el organismo de la ONU no veía con buenos ojos que el Centro de Lima, patrimonio de la humanidad, estuviera llena de colores, arte y cultura, y, por lo tanto, era impostergable el borrado.

Sin embargo, la propia UNESCO desmintió esta teoría.

“no es parte de su misión pronunciarse sobre decisiones tomadas por los Estados sobre su patrimonio cultural material e inmaterial, salvo que éste se encuentre en una situación inminente de riesgo”

La noticia tuvo mucho rebote internacional. Sobre todo, cuando las decisiones de nuestro Alcalde fueron comparadas con el accionar de Isis.

(vía La República)

(vía La República)

El lunes, empezó con una noticia menor, pero igualmente indignante. La Plaza de Armas había amanecido sin flores. No hubo explicación. Cabe recordar que entre enero y febrero, el césped de la plaza ya había sido reemplazado dos veces. ¿Tanto mantenimiento necesitaba una plaza que por lo general está bien cuidada?

Más tarde, habiendo salido airoso de la cruzada cultural del fin de semana, la dupla Castañeda-Juárez se preparó para una nueva batalla. A las 6 pm vencía el plazo para la firma de contratos de adjudicación del corredor vial de la Carretera Central, como parte de la reforma del transporte promovida por la gestión de Susana Villarán.

villaran

Cumplido el plazo, ningún consorcio había firmado el contrato. Inka Bus y Transportistas Carretera Central habían enviado sendas cartas notariales a Protransporte exigiendo que se garantice el retiro de unidades de las actuales rutas del corredor complementario. Pero no recibieron respuesta. De esta manera, la gestión actual, que ya había petardeado los Corredores Tacna-Garcilaso-Arequipa y Javier Prado, terminaba con toda posibilidad de implementación de la reforma de Villarán.

Por si fuera poco, el Congreso citó al burgomaestre para que explique qué es lo que estaba pasando con los corredores viales y, sobre todo, cuál era el plan de la gestión actual en materia  de ordenamiento del transporte.

Al día siguiente, la Municipalidad anunció que volverían a colocar flores en la Plaza de Armas. PERO… la Plaza San Martín amaneció con renovada decoración: puras flores amarillas. ¿Sería el mismo destino el que correría la Plaza Mayor?

fuente: Diario 16

fuente: Diario 16

Mientras tanto, el incansable Alcalde ofreció una conferencia de prensa para anunciar un evento que era “una muestra más de su preocupación constante por la cultura”. La Municipalidad de Lima firmaba un convenio con Art Lima y El Comercio, convirtiéndose en principal auspiciador y promotor de la edición de este año de Art Lima. Castañeda intentaba así limpiar su imagen y venderse como una persona preocupada por el arte (el “verdadero”, no ese de las paredes). Sin embargo, parecía ignorar que Art Lima no era exactamente una feria popular, sino más bien una vía para promocionar y vender obras de arte (que no tiene nada de malo, pero poco o nada de gestión cultural municipal tenía).

La conferencia dejó, además, algunas frases para el recuerdo, como “estoy seguro que a Chabuca Granda no le hubiera gustado su mural”, “no hay que llorar sobre leche derramada” (sobre los corredores viales), o “en dos meses y medio no se pueden hacer obras” (¿cómo? ¿Y la revocatoria por la que gastamos millones de soles todos los limeños y limeñas?). Pero la más resaltante de todas: “estamos evaluando una suerte de Metropolitano para el Corredor Azul”. Atentos a eso, que volveremos sobre este tema más adelante.

Ese mismo día, el Congreso anunció una nueva citación para el burgomaestre, esta vez para que explique lo sucedido con los murales.

El miércoles, la gestión cultural de Castañeda, y su constante preocupación por el arte, dieron sus frutos. Primero, el regidor Hernán Núñez denunció que el convenio firmado por Castañeda con Art Lima no había sido aprobado por el Concejo, por lo que sería ilegal. Mientras tanto, el artista Alfredo Márquez anunciaba temprano su retiro de Art Lima por no estar de acuerdo con las decisiones tomadas por Castañeda en materia cultural. Casi al mismo tiempo, el crítico Luis Lama Mansur lanzaba también duras críticas a la gestión municipal y al propio Art Lima. Pero no fueron los únicos. A lo largo del día, más artistas, galerías y librerías fueron declinando de su participación como medida de protesta contra el Alcalde.

También el miércoles, el portal Útero.pe recogía una norma publicada en El Peruano, según la cual, la Municipalidad Metropolitana de Lima “deja sin efecto la declaración de interés de la Iniciativa Privada denominada ‘Desarrollo Complementario del Mercado Mayorista de Santa Anita’” (acuerdo de Concejo N° 052). El artículo en mención explica bien de qué se trata y los peligros de la misma. Pero, en resumen, significa que el proyecto para instalar un sistema de congelamiento en el mercado, con el fin de mantener los productos en óptimas condiciones, ya no se iba a realizar. De esta manera, una vez más, la gestión Castañeda-Juárez se traía abajo una obra de Villarán.

Y llegamos al jueves. Ante la presión de sus artistas, Art Lima anunció que daba marcha atrás en el convenio con la Municipalidad, aduciendo que

“la coyuntura había hecho que la firma de este auspicio haya tenido una interpretación política que es totalmente ajena a las intenciones que motivaron su firma”

y que no había sido “bien recibido por parte de nuestra comunidad artística, a la cual nos debemos”. Castañeda se quedaba así sin el gran ejemplo de su “preocupación constante por la cultura”.

artlima

Pero mientras todo este lío con los artistas sucedía, la (teniente) alcaldesa, Patricia Juárez, anunciaba la flamante (primera) nueva obra de su gestión: un total de tres bypass junto a una nueva alameda en la av. 28 de Julio. Esto, en realidad, lo anunció el miércoles, junto con una serie de “traducciones” y justificaciones sobre las acciones del Alcalde. Pero fue el día jueves cuando la obra, ante sorpresa de todos y todas –incluyendo a los regidores solidarios-, empezó su ejecución.

(vía Indira Huilca)

(vía Indira Huilca)

Llegamos así a la parte central de este post. ¿En qué consiste y cuáles son los problemas que tiene este proyecto?

El proyecto contempla la construcción de 2 túneles que unirán la avenida Garcilaso de la Vega con las avenidas Arenales y Arequipa (aún no descifro dónde está el 3er bypass), así como una alameda en la parte superior, a lo largo de la avenida 28 de Julio, la misma que conectará el Parque de la Exposición con el Campo de Marte. Hasta ahí todo bonito, ¿no? ¿NO?

Lo de la alameda no suena tan mal. En efecto, más áreas verdes es precisamente lo que le falta a esta ciudad. El problema es que no se pueden hacer obras de la nada, solo porque se nos ocurre o porque creemos que van a quedar bien.

Retrocedamos un poco, ¿se acuerdan lo que dijo Castañeda en la conferencia de Art Lima, apenas tres días antes de iniciar las obras del bypass? “Estamos evaluando una suerte de Metropolitano para la avenida Arequipa”. Esto quiere decir que, hasta al martes, no sabían qué hacer con el corredor Tacna-Garcilaso-Arequipa. Al día siguiente, como ya vimos, Patricia Juárez fungió de traductora y dijo que el Alcalde había sido malinterpretado, y soltó la bomba del bypass. Entonces, ¿en menos de 24 horas encontraron la solución mágica?

Cabe recordar que esta obra no estaba en su plan de gobierno (que sí incluía, en cambio, continuar corredores), y en múltiples ocasiones, al ser consultado sobre los corredores, el co-alcalde Castañeda se limitó a decir que ellos lo iban a solucionar, aunque nunca pudo precisar cómo. No había nada en el plan de gobierno, no sabían cómo y estaban evaluando otras posibilidades. ¿De dónde salió el bypass?

Pero ese no es el único problema. De lo anterior se desprende un tema mucho más preocupante. Si la obra no estaba planeada, y el mismo reconoció que en dos meses y medio no se pueden hacer obras porque se necesita tiempo para estudios, ¿con qué sustento técnico se planea llevar a cabo este proyecto? La obra, como denuncia el regidor Augusto Rey, no cuenta con estudios de impacto vial, no cuenta con la aprobación del MEF, y no ha cumplido con los procedimientos de licitación y adjudicación. Es más, al momento de iniciarse la obra, no se sabía cuál era el presupuesto asignado ni de dónde iba a salir el financiamiento. Recordemos que este tipo de proyectos deben adjudicarse por concurso público, cosa que evidentemente no se pude hacer en tres días.

Esto nos lleva directamente al día de hoy, viernes 20 de marzo. La última joyita de esta semana se supo temprano en la mañana. Durante la sesión del Concejo Municipal realizado el jueves por la tarde, a la cual una vez más no asistió el Alcalde elegido por el pueblo, sino la omnipresente Patricia Juárez, ante el cuestionamiento de algunos regidores (básicamente Rey y Núñez), se supo por fin de dónde iba a venir el dinero para la obra. La dupla Castañeda-Juárez había decidido, oh sorpresa, traerse abajo otro proyecto importante dejado por Villarán, Río Verde.

(vía @CesArenaza25)

(vía @CesArenaza25)

Este proyecto consistía en poner en valor la ribera del río Rímac, recuperando áreas verdes en un largo de 6 km, así como la reubicación de la comunidad shipibo-conibo de Cantagallo. Áreas verdes, obras de Villarán y comunidades indígenas, parecen ser una combinación demasiado peligrosa para la gestión actual (recordemos los murales que celebraban la diversidad), o, peor aún, demasiado insignificante. De esta manera, el dinero destinado a dicho proyecto sería el utilizado para la construcción de los bypass. Y la empresa OAS, que estaba encargada del proyecto original, pasó así, sin licitaciones ni concursos de por medio, a estar encargado del nuevo proyecto emblema de los Solidarios.

(Dato aparte, pero no menos importante: el presidente de OAS está preso por corrupción).

Ante esto, la Comunidad Shipiba de Cantagallo alzó su voz de protesta e indignación. “Una vez más nuestro futuro parece incierto para nuestra cultura y nuestras familias en la capital”.

cantagallo

Demás está decir que en la sesión del jueves era la primera vez que el Concejo tomaba conocimiento de este proyecto, que nunca fue consultado al Concejo Municipal, y mucho menos aprobado por este. Hasta los propios regidores solidarios estaban sorprendidos por las medidas adoptadas.

Pero ahí no terminan los problemas. El nivel de improvisación de esta obra, y de la gestión Castañeda-Juárez en general, se hace cada vez más evidente. Es obvio que este proyecto no tiene nada que ver con la propuesta de un Metropolitano que, aunque Juárez diga que lo malinterpretaron, sí fue anunciada por el Alcalde. Mucho menos tiene que ver con el Corredor Azul de Villarán. Pero lo más preocupante de todo, tampoco parece tener nada que ver con el proyecto de la Línea 3 del Metro de Lima, que el Gobierno Central, a través del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, debe adjudicar el próximo año. Esta nueva ruta del Metro conectará al menos seis distritos de la ciudad, en un trayecto que va desde la avenida Benavides, hasta la avenida Universitaria, pasando justamente por el tramo Arequipa-Garcilaso-Tacna.

(vía aate.gob.pe)

(vía aate.gob.pe)

El proyecto del bypass, claramente se superpone al de la Línea 3, y no son compatibles. Aún se espera un pronunciamiento oficial del MTC al respecto.

Existen también otros cuestionamientos que tienen que ver directamente con declaraciones previas de Castañeda y Juárez que, como era de esperarse, no tardaron en pasarles factura. El primero, se ha repetido durante toda la semana, y estamos seguros que se seguirá repitiendo a lo largo del año. Si la Municipalidad de Lima está quebrada, como señalaron los solidarios –y  sus nuevos socios, los ex opositores, Fernán Altuve y Jaime Salinas–, ¿de dónde salió la plata para el pintado de los murales, las flores de la Plaza San Martín, el auspicio a Art Lima y, sobre todo, para esta obra?

Patricia Juárez ya explicó, por así decirlo, de dónde va a salir el dinero, pero lo que no explicó es de dónde salió todo el dinero que se ha invertido en la publicidad de la obra, la cual, nuevamente, no ha sido aprobada ni discutida por el Concejo Municipal. El día jueves casi todos (si es que no son todos) los diarios de la ciudad contaban con un anuncio que presentaba a los bypass como la gran obra para solucionar el tránsito de Lima.

La otra declaración del Alcalde que le ha jugado una mala pasada en este caso tiene que ver con los murales. Si estos no van con el Centro Histórico, por ser patrimonio de la humanidad, ¿los bypass sí? Suponemos que el Alcalde ya pidió el visto bueno de UNESCO para poder llevar acabo esta obra. Está claro que, ni uno ni otro necesitaban autorización. Pero también está claro que más cemento y tráfico es justamente todo lo contrario a lo que la ciudad –y el Centro Histórico con mayor razón– necesitan.

Quien también ha hecho públicas sus preocupaciones es la ex regidora Indira Huilca, hija del desaparecido dirigente Pedro Huilca. Ella hace responsable a Luis Castañeda Lossio de cualquier daño que pueda sufrir el monumento en homenaje a su padre, que se encuentra en la avenida 28 de Julio.

indira

Finalmente, el portal Terra también llama la atención hacia un punto importante. El desarrollo de estas obras coincidiría con la realización de la feria Mistura, que este año, por obra y gracia de Luis Castañeda, volverá al Parque de la Exposición. Esto generaría un caos vehicular aún mayor que no tendría solución con la Arequipa y Arenales cerradas. Y es una muestra más de lo improvisado de esta obra. Si ya tenían pensado llevar a cabo este proyecto, ¿cómo se les ocurrió mover Mistura ahí? Está claro que hasta el 11 de marzo, apenas una semana antes, no lo habían pensado.

Cabe señalar que el año pasado, los organizadores de Mistura mostraron su preocupación (por decir lo menos) ante las obras que la gestión Villarán iba a llevar a cabo en la Costa Verde, pues afirmaron que perjudicarían el correcto desarrollo de la feria.

“Recién nos enteramos el domingo. Si lo hubiéramos sabido antes, buscábamos otro lugar. Apelo a la cordura. Me parece una actitud pobre y no muy patriótica. Gente de todo el mundo llegará a Mistura 2014 y esto nos perjudicaría” – Bernardo Roca Rey

Esta vez, parece no tener problemas con que toda la 28 de Julio (y, por lo tanto, el acceso principal al recinto) esté cerrada durante el evento gastronómico.

Dicho sea de paso, hay que sumarle a la lista la discrepancia que enfrenta al MALI con APEGA y la Municipalidad. Natalia Majluf, directora del museo, sostiene que obras para llevar a cabo Mistura no permitirán la reapertura del MALI, y dañarán un espacio que es de todos.

Mientras escribíamos este artículo, Patricia Juárez se presentaba ante la Comisión de Transportes y Comunicaciones del Congreso para explicar el tema de los corredores viales. Así es, una vez más, Castañeda desapareció y en su lugar asistió la alcadesa de facto. Justificó la ausencia del burgomaestre aduciendo que tenía un viaje programado a España, el cual fue aprobado ayer en el Concejo. Nuevamente hay que preguntarse, estando en “quiebra”, ¿esa es la prioridad?

Todo esto y más ha pasado en tan solo una semana (también volvieron a cambiarle el nombre a Vía Parque Rímac –a Línea Amarilla–, y hasta se copiaron nombre y fecha de un festival de rock, con un uso de fotos indebido, además). Y recién estamos marzo. Castañeda le está haciendo mucho daño a la ciudad, y no parece tener una verdadera fuerza que se le oponga. Tiene mayoría absoluta en el Concejo y salvo los regidores de Diálogo Vecinal, nadie le hace verdadera oposición. Además, los medios no parecen mostrar la misma inclemencia que sí tuvieron con Villarán desde su primer mes. Incluso ante la ciudadanía, la última encuesta presentada daba cuenta de un 71% de aprobación a su gestión.

Así las cosas, a Lima solo le queda esperar un milagro. Que tanta desfachatez termine de cansar a los medios (lo cual ya parece haber iniciado, si nos basamos en lo sucedido desde que estalló el tema de los murales), pero sobre todo, que los y las ciudadanas tomemos conciencia y elevemos nuestra voz de protesta. Las calles ya han demostrado ser un aliado importante para el clamor popular.