Súper Inés

Estándar
Image

foto: La Republica

En cualquier país decente, Inés Melchor sería una superestrella. La fondista de 27 años, nacida en Acobambilla (Huancavelica), ha dejado el nombre del Perú en alto en más de una ocasión. A los 14 años, por ejemplo, fue medalla de plata en el sudamericano de menores de Colombia (2000) en la prueba de 3000 metros. Al año siguiente, en el Sudamericano Juvenil de Argentina, fue oro en  5000 metros, y bronce en 3000. Ese mismo año, esta vez en los Panamericanos, fue oro y plata en los 3000 y 5000 metros, respectivamente.

Durante esos años de juventud, acumuló dos medallas de oro (Paraguay 2003 y  Canadá 2005), 4 de plata (Colombia 2000, Argentina 2001, México 2002, y Canadá 2005), y 2 de bronce (Argentina 2001 y Paraguay 2003), en la categoría menores, así como 7 oros en la categoría juvenil, incluyendo el doblete en el Panamericano de Barbados del 2003 (5000 y 3000 m).

Su paso a las ligas mayores fue aún más exitoso. Abandonó los 3000 metros y prefirió los recorridos más largos. En 2009, logró el oro en 5000 y 10000 metros en el Sudamericano de Perú, y repitió el plato en los Bolivarianos de Bolivia. En 2011, en los Panamericanos de México, fue bronce en 5000 metros. Al año siguiente, empezó a probar suerte en las maratones. Participó en la Maratón Internacional de Seúl, estableciendo un récord nacional, con un tiempo de 2:30:04 horas. Más tarde, probablemente en el momento más importante de su carrera, participó en los Juegos Olímpicos de Londres, logrando un tiempo de 2:28:54 horas, llegando en el puesto 25, siendo la sudamericana mejor ubicada, y estableciendo –una vez más– un nuevo récord nacional y el récord sudamericano en los 42 Km. Inés, fue, además la abanderada peruana en la ceremonia de clausura.

Al año siguiente, en los Bolivarianos de Trujillo, repitió el plato, con el doble oro, en 5000 y 10000 metros. Y también se volvió a llenar de gloria al coronarse campeona en la media maratón internacional de Medellín. Ganó ese mismo año otras maratones locales como la de RPP o la 42K de Movistar. Inés Melchor ostenta, además, los récord nacionales en 5000, 10000 metros, y en Maratón.  Tiene, como ya dijimos, el récord sudamericano en maratón (42 Km.), y acaba de batir el récord de los Juegos ODESUR, en los 10 mil metros, el pasado 13 de marzo, cuando sumó una nueva presea dorada en el sudamericano de Santiago de Chile. Ahora espera hacer lo mismo en los 5000 metros este sábado.

En cualquier país decente, con ese palmarés, cualquier atleta sería superestrella. Pero Inés, no lo es. Hasta ahora por lo menos. Su último triunfo en Chile ha despertado una ola de revalorización de una de nuestras mejores deportistas de los últimos años. Pero, ¿por qué recién? Con toda la importancia que tiene ese último logro, no es precisamente el más significativo de su carrera. ¿Por qué tardamos tanto en darnos cuenta de que teníamos una joya en nuestras manos?

(vía @historiador)

(vía @historiador)

El factor racial

Muchos han argumentado que se trata de un asunto racial. Algunos han recordado, por ejemplo, la famosa portada de la revista Hola, en su edición peruana, posterior a los exitosos Juegos Bolivarianos realizados en nuestro país el año pasado, donde nuestra delegación consiguió importantes triunfos, alcanzando el cuarto puesto en el medallero general.

En dicha edición, la revista realizó un especial con algunos de nuestros medallistas, y colocó la nota como portada. La foto llamó la atención porque presentaba un aparente sesgo racial, pues habían dejado de lado a los atletas con rasgos andinos y afroperuanos, entre ellos, Inés Melchor y Wilma Arizapana, oro y plata en Chile el 13 último, y que en aquella oportunidad habían logrado el oro y bronce, respectivamente.

Image

Se levantó una fuerte polémica y una gran ola de críticas, pese a que la revista explicó que de ninguna manera se trataba de una discriminación, y que, por el contrario, habían contactado a otros deportistas también, entre ellas nuestras queridas voleibolistas, y que los siete que aparecían en la foto eran los únicos que habían podido participar por temas de agendas.

Image

Es verdad que nuestros medios existe muchas veces un sesgo racial evidente, que no se limita solo a lo deportivo. Podemos verlo en publicidad, series y programas de todo tipo. Recientemente, por ejemplo, se ha levantado una nueva polémica por el relanzamiento de la serie “La Paisana Jacinta”. Y, sin embargo, alcanzó 21 puntos de raiting en su estreno. Es que el racismo aún es un tema muy fuerte en el Perú. Tanto que ha merecido un artículo internacional.

natgeo

¿Discriminación deportiva?

Pero el tema de Inés Melchor parece ir un poco más allá. Si fuera solo una cuestión racial, por ejemplo, los siete deportistas de la mencionada portada sí serían superestrellas. Pero tampoco lo son. Es más, me atrevo a decir que pocos pueden recordar quiénes eran los protagonistas de la nota. Yo solo recuerdo a cuatro: Jorge Mcfarlane, Mauricio Fiol y las hermanas Cuglievan. Los cuatro, son probablemente, junto a nuestras fondistas ya citadas, y a sus compañeros masculinos, nuestras principales cartas medalleras para cualquier competencia. Pero luego reviso la foto y me doy cuenta de que solo estaba Natalia Cuglievan y no su hermana Delfina. Así que mi recuerdo tiene que ver más con el imaginario.

Más bien el tema parece ser una discriminación, pero no racial, sino deportiva. Muchas veces se ha dicho que, en el Perú, todo lo que no sea fútbol, simplemente no existe (ver el post de El Utero de Marita al respecto). Creo que eso está cambiando últimamente, debido a varios factores. En primer lugar, ayudó mucho que el vóley haya vuelto a colocarse en los primeros lugares de preferencia en nuestros corazones, gracias a las matadorcitas de Natalia Málaga. También ha aportado bastante el entusiasmo que ha generado la organización de diversos eventos importantes, como los Bolivarianos, los Juegos Sudamericanos de la Juventud y, por supuesto, que Lima se haya hecho con la sede de los Juegos Panamericanos del 2019. Ese entusiasmo, que ha contagiado no solo a ciudadanos, sino también a los medios y autoridades, se ha reflejado en una mayor cobertura de eventos y disciplinas no tan populares, y una cada vez mayor voluntad de apoyo del Estado. Más voluntad que acción, por ahora, pero algo es algo.

Y ese creo que es el otro factor a considerar. La falta de apoyo por parte del Estado ha hecho que nos perdamos de los éxitos de otros grandes representantes que hemos tenido.

Claudia Rivero, otro caso emblemático

Image

Foto: IPD

Se me viene a la mente Claudia Rivero, por ejemplo. Dudo mucho que Claudia haya sido víctima de racismo, y sin embargo, me pregunto cuánta gente sabe quién es. Es, posiblemente, la mejor badmintonista de nuestra historia. Representó a Perú en muchas competencias, obteniendo importantes logros. Consiguió cuatro medallas de bronce en Juegos Panamericanos (2 en 2007 y 2 en 2011), y un total de siete medallas de oro, cuatro en Juegos Bolivarianos (2009), y 3 en ODESUR (2010), así como una de plata en los mismos Sudamericanos. Además, fue campeona del Miami Pan Am International del 2008, y llegó a semifinales al año siguiente. Participó también, en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, y en los Mundiales de Anaheim 2005 y Kuala Lumpur 2007.

Y, ¿qué paso con Claudia? Hoy, con tan solo 27 años, está retirada. A mediados del 2012, anunció que dejaba las competencias oficiales para concentrarse en su carrera de administración. Necesitaba, en ese momento, tiempo y dinero para terminar los tres ciclos que le faltaban en la universidad. Porque no recibió mayor apoyo, ni del estado, ni de la propia universidad, que le permitiera llevar paralelamente sus dos vocaciones, y porque, a pesar de sus logros, el Badminton no le había dado los recursos suficientes para vivir de eso. Como dato adicional (y triste) hay que señalar que la mejor edad para un badmintonista profesional se da entre los 27 y 28 años. En el mejor momento de su carrera, Claudia tuvo que decirle adiós.

En este (no tan breve) resumen, hemos querido rendirle homenaje a Inés Melchor, y a través de ella a tantos otros deportistas que, como Claudia Rivero, han dado los mejores años de su juventud para dejar en alto el nombre del Perú en el deporte. Lo más alto que han podido con las limitaciones que han tenido que enfrentar. Y por otro lado, esbozar las causas por las que nuestras estrellas no suelen alcanzar el reconocimiento que se merecen, con la esperanza de que no se repitan y se corrijan errores.

Inés Melchor podría ser quien encarne primero ese cambio. Sus constantes logros han llamado la atención de todos, y su número de fans continua creciendo día a día. Ojalá, de cara a los Juegos Olímpicos de Río, y a los Panamericanos que vamos a organizar, se ejecute una verdadera política de apoyo al deporte y a los deportistas, y se proteja y valore a quienes más destaquen.

¡Grande Inés! y que sigan los triunfos.

Actualización: Como era de esperarse, el sábado 15 de marzo, Inés ganó su segunda medalla de Oro en los juegos ODESUR de Santiago de Chile, esta vez en 5000 metros.

Anuncios

2 comentarios en “Súper Inés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s