Comenzó la fiesta – Así vimos la primera fase de Brasil 2014 (grupos E y F)

Estándar

En esta sección tenemos a uno de los equipos que más contundencia ha mostrado, Francia. Y, para equilibrar, está también el grupo más flojito de los ocho, el de Argentina. Aun así, hay muchas cosas que resaltar de cada grupo, y entre ellos forman dos partidos de cuartos que prometen: Argentina vs Suiza, y Francia vs Nigeria.

(Mira aquí los otros grupos A y B / C y D / G y H)

GRUPO E

Este fue, quizás, el grupo más predecible de todos. Francia era favorita, y lo ratificó, no solo quedándose con el primer lugar, sino porque lo hizo con buen fútbol y contundencia. De Suiza se esperaba solidez y buen juego, y aunque no estuvo al nivel que imaginábamos, tampoco sería justo decir que defraudó. Sumó los puntos necesarios y le ganó a quién tenía que ganarle. Ecuador se jugaba sus posibilidades en el partido con Suiza, obligado a ganarle a Honduras, y tratando de robarle aunque sea un punto a Francia. Falló en lo primero, que era justamente lo más importante, y ahí se explica su eliminación. Honduras llegaba como el más débil del grupo, y a diferencia de otros equipos en esa situación, no pudo quitarse esa etiqueta en ningún momento, y estuvo a un gol de convertirse en la peor de las 32 selecciones (triste “honor” que le correspondió a Camerún).

El partido inaugural era, curiosamente, el que más importante podía resultar para la suerte del grupo. Los cálculos previos decían que entre Suiza y Ecuador debía salir el acompañante de Francia a octavos, por lo que se convirtió en la primera “final” que tuvimos la suerte de ver. Y lo jugaron muy conscientes de eso, tratando de arriesgar demasiado, pero buscando siempre hacer daño en el arco contrario. Sorprendieron, sin embargo, algunas deficiencias defensivas en ambos equipos, producto, probablemente, de los nervios del debut y de la importancia del partido. Ecuador propuso un poco más, y encontró el gol a los 22 minutos, gracias a un cabezazo de Enner Valencia, tras un centro de Noboa. Así terminó el primer tiempo. Pero en la segunda mitad, Suiza se mostró más decidido, y Ecuador acusó algunas falencias y cierto desorden táctico. Apenas a los 48 minutos, Admir Mehmedi puso el empate, también de cabeza.

A partir de ahí, el partido se tornó parejo. Suiza se mostraba más incisivo, apelando a su velocidad, pero Ecuador era peligroso en las contras, especialmente cuando Jefferson Montero tomaba el balón. Sin embargo, ninguno de los dos pudo hacer mucho daño, y parecía que el empate era definitivo, hasta que se produjo la doble jugada que cambió el destino del partido, del grupo, y por ende, del Mundial. En el minuto 93, Antonio Valencia, en su mejor intervención en el partido, desbordó por derecha, y centro dejando solo frente al arco a Michael Arroyo, quien no tuvo buen control, demoró en definir y perdió la pelota, lo que generó un contragolpe suizo que terminó con el gol de Haris Seferović. El 2-1 era demasiado premio para los suizos, y demasiado castigo para ecuatorianos, pero dejaba una gran enseñanza: en un Mundial no te puedes dar el lujo de fallar un gol. Le pasó a Ecuador, y le pasaría unos días después a Australia que, empatando 2-2 con Holanda, tuvo en los pies de Oar el tercero, y en la contra, fueron los holandeses los que marcaron el gol definitivo.

Por su parte, Francia la pasó mucho mejor. Le había costado más de la cuenta abrir el marcador con Honduras, pero era solo cuestión de tiempo. Sobre el final del primer tiempo, Wilson Palacios se iba expulsado y Karim Benzema ponía el primero de penal. Ya en el segundo tiempo, el trámite fue más sencillo para los franceses, que sin esforzarse al máximo, lograron un claro y contundente 3-0 gracias al autogol de Valladares y el segundo personal de Benzema.

La segunda fecha nos trajo la mayor sorpresa del grupo. No por el resultado, pero sí por el marcador. Francia pasó por encima de Suiza y aseguró su temprana clasificación (no oficialmente, pero era casi imposible que quedara fuera, por diferencia de goles). Francia había tomado la iniciativa y se había mostrado superior desde el arranque. Pero todo se le hizo más sencillo desde el minuto 9, cuando el defensa Von Berger tuvo que salir lesionado, y fue reemplazado por Philippe Senderos. Suiza no se repuso al cambio y no terminó nunca de acomodar su defensa, y casi sin darse cuenta, se encontró dos goles abajo en el marcador, gracias a los tantos de Giroud y Matuidi en tan solo dos minutos (17’ y 18’). A partir de ahí, todo fue para Francia. A los 32 minutos, el portero Benaglio le atajó un penal a Benzema, el único penal fallado hasta el momento, pero el tercer gol llegó igual a los 40, por intermedio de Mathieu Valbuena. A los 67, por fin Benzema se podía hacer presente en el marcador, y a los 73, Sissoko ponía el 5-0. Francia, entonces, bajó las revoluciones, y Suiza pudo encontrar el descuento en dos ocasiones, gracias a Džemaili (81’) y Xhaka (87’), para el 5-2 final

Como anécdota, este partido tuvo el final más raro hasta ahora. En la última jugada, Francia se fue al ataque, terminando con un gol de Benzema. Pero el árbitro pitó el final del partido en el momento en que la pelota se dirigía a la posición de Benzema, antes de que éste hiciera el remate final. El jugador del Real Madrid sufría así una segunda anulación (técnicamente no fue gol, así que no fue anulado, pero igual) en el mismo partido. Cabe señalar que el autogol de Honduras en el partido anterior, también pudo haber sido gol de Benzema, pero fue la mano del arquero la que terminó empujando el balón. Además de esto, un hincha francés logró evadir la seguridad y saltar a la cancha, pero la televisión dejó inmediatamente de poncharlo.

foto: la-redo.net

foto: la-redo.net

Ecuador le ganó a Honduras 2-1, sufriendo un poco más de la cuenta, pero cumpliendo con el objetivo, y dependía entonces de un triunfo heroico ante Francia y de que Suiza no goleara a Honduras en la última fecha. Ninguna de las dos se cumplió. Fue increíble la forma en que Ecuador encaró este partido. Al inicio, si bien era Francia el rival, a Ecuador le bastaba el 1-0 para clasificar, y a Francia ese resultado igual le aseguraba el primer puesto, pero simplemente no lo jugaron como la final que era. Recién en la última parte se acordaron de jugar, pero ya con un jugador menos, por la expulsión de un desconocido Antonio Valencia, y con la necesidad de hacer 2 goles por la goleada de Suiza, todo se volvió más difícil. Aun así, aguantó y le jugó de igual a igual a una de las selecciones que mejor fútbol ha mostrado hasta ahora, y se fue de manera digna.

foto: marca

foto: marca

Se convirtió, en cierto sentido, en la decepción de los equipos sudamericanos, especialmente por algunos jugadores como el “Tony” Valencia, que no apareció en ningún momento del torneo.  Sin embargo, también sería justo decir que cumplió con lo que vino a hacer. Sumó cuatro puntos en un grupo durísimo, y le pasó factura esa jugada final en el partido con Suiza. Fue, de todas formas, el equipo eliminado que más puntos sumó, y en una tabla general, hubiera estado entre los dieciséis primeros. Suiza, por su parte, goleó 3-0 a Honduras, con una notable actuación de su estrella Xhendar Shaqiri, con hat-trick incluido, con lo cual logró acceder a la siguiente fase. Honduras y Ecuador fueron los únicos dos equipos americanos en no clasificar, y los centroamericanos pudieron quedar últimos en la tabla general, si Suiza les marcaba un gol más.

 

CLASIFICADOS:

FRANCIA. Uno de los equipos que mejor jugó. Mostró gran poder ofensivo, y no pasó mayores apuros en defensa. Pero hay que esperar a verlos ante rivales más duros para saber de qué son capaces. Por ahora, van a paso firmes hacia instancias importantes. Benzema y Valbuena han estado en buen nive, y su principal virtud es que no han extrañado ni a Ribery ni a Nasri.

SUIZA. Es uno de los equipos más impredecibles. Hizo un partido regular contra ecuador, pero lo pudo sacar adelante. No jugó bien con Francia y se comió cinco goles. Pero mostró buen nivel y poder ofensivo en el tercer partido, contra un débil Honduras. Si no comete errores, y Shaqiri está fino, le puede complicar el partido de octavos a Argentina.

 

La Figura: Karim Benzema (Francia). De todos los jugadores del último campeón de la Champions League, Benzema ha sido el que mejor rendimiento ha mostrado. Ha estado fino de cara al gol, y es el “nueve” ideal para este equipo francés que tiene desborde por las bandas y muy buen juego con los pies. Es además, uno de los goleadores del torneo, pese a los dos goles no convalidados y a otro más que se consideró autogol, o ya tendría seis.

foto: LastSticker.com

foto: LastSticker.com

Mención Honrosa: Xhendar Shaqiri (Suiza). En los tres partidos de su selección destacó, incluso en la goleada sufrida ante Francia, lo cual habla muy bien de su calidad. Es rápido, habilidoso, decide bien y tiene gol. Completito. A veces tiene que ponerse el equipo al hombro, y no le pesa la responsabilidad.

foto: kcra.com

foto: kcra.com

 

Yapa: Ecuador vendió cara su eliminación y se fue de manera digna del torneo, dejando la sensación de que algo más pudo hacer

foto: abc.com.py

foto: abc.com.py

 

Fuente: Google / fifa.com

Fuente: Google / fifa.com

 

GRUPO F:

Este fue, sin lugar a dudas, el grupo más aburrido de todo el torneo. Se preveía que sería un grupo sencillo para la Argentina de Messi, y lo fue tanto, que incluso jugando mal, los sudamericanos pudieron ganar los tres partidos. Jugaban, además de la albiceleste, una Nigeria muy lejos de versiones anteriores, la debutante Bosnia y Herzegovina, y la siempre incógnita Irán.

Abrieron el grupo argentinos y bosnios. Esperábamos más del cuadro europeo que, pese a ser su primer Mundial, y estar enfrentando a uno de los favoritos, tenía entre sus filas a jugadores de la talla de Miralem Pjanić, figura de la Roma italiana, Vedad Ibišević, goleador del Stuttgart alemán, Senad Lulić, volante de la Lazio de Italia, y su mayor referente, Edin Džeko, el hombre del Manchester City. Pero esperábamos más también de Argentina. Se mostró como un equipo con poca asociación y con pocas ideas para elaborar. Messi no influyó en todo el primer tiempo. Los bosnios marcaban bien y eran ordenados, pero tenían muchos problemas para salir jugando.

Dzeko, Pjanic y Spahic (foto: freaksoffootball.com)

Dzeko, Pjanic y Spahic (foto: freaksoffootball.com)

Y eso que Argentina empezó ganando desde el arranque gracias, a una pelota parada, y al autogol de Kolašinac a los 3 minutos. Pero ni por eso pudieron desplegar un buen juego. Con un ritmo muy pausado, y con sus principales figuras totalmente intrascendentes, llevaban poco peligro a una férrea defensa bosnia. Poco a poco, además, Bosnia fue perdiendo el miedo escénico y empezó a atreverse un poco más. El ingreso de Gago en el segundo tiempo le dio más fútbol a Argentina, y permitió que Messi se soltara más. A los 65 minutos, fue precisamente Lio quien apareció para poner el 2-0. Bosnia intentó descontar. Y Argentina parecía conformarse con el resultado y empezar a sentir el rigor físico. A los 85’, Ibišević puso el descuento y un poco de emoción a un partido flojo, pero el marcador ya no se movió más.

Al día siguiente, iraníes y nigerianos protagonizaron el primer 0-0 del torneo y el partido más aburrido de toda la copa. Era fácil imaginar, luego de ver esas actuaciones, que estos dos podrían ser los equipos eliminados, ya que no parecía que Bosnia, y mucho menos Argentina, podrían tener problemas en vencerlos. Pero, si algo nos demuestran siempre los mundiales, y es te en particular con mayor razón, es que el fútbol es totalmente impredecible.

La primera alerta la dio Irán. En la que probablemente sea su segunda mejor actuación, después del histórico triunfo contra Estados Unidos en Francia ’98,  Irán le planteó un partido perfecto a Argentina. Asumió su condición de equipo (muy) chico y jugó a aguantar el 0. Anuló por completo a Messi y no le fue muy complicado controlar a Higuaín y al “Kun” Agüero. Solo Di Maria hizo un partido aceptable. Un equipo argentino sin ideas, demasiado predecible y totalmente insípido, sufrió literalmente hasta el último minuto, para vulnerar al aplicado cuadro asiático. Incluso, habían sido los iraníes los que habían tenido las más claras, y por poco no consiguen anotar. Hasta que, en el minuto 91, apareció el genio que había pasado desapercibido, Messi, para, de un termendo zurdazo, anotar el ansiado gol y conseguir el tirunfo y la clasificación. Mucho castigo para un Irán que había trabajado muy duro y muy bien para conseguir el punto. Pero para eso están los cracks.

El segundo golpe lo dio Nigeria. En un partido cargado de polémica, las “Águilas Verdes” se impusieron a un correcto cuadro Bosnio, que mereció algo más en el torneo, sobre todo, si consideramos que perdió injustamente este partido. Jugó mejor y tuvo ocasiones, y a los 20 minutos pudo ponerse adelante en el marcador, si el árbitro no hubiera anulado de manera equivocada un gol de Edin Džeko, que partía habilitado. Para empeorar las cosas, a los 29 minutos, Emenike desbordó por derecha, se encontró con el defensor Spahić, y consiguió quedarse con el balón gracias a una falta. Centró y Odemwingie marcó el único gol del partido. Bosnia lo intentó, pero no lo consiguió, y con ese resultado quedó eliminado. Hubo una sensación general de que algo no estaba bien.

Para la última fecha, Nigeria tenía la primera opción, pese a jugar con Argentina, mientras que Irán necesitaba ganar y esperar que los africanos perdieran. Pero fue Bosnia la que tomó la iniciativa y manejo el partido desde el comienzo. A los 23 minutos, Džeko por fin pudo celebrar un gol, y a los 59, su otra estrella, Pjanić, puso el segundo. El resto del partido fue puro trámite, hasta los últimos minutos. A los 82, Reza Ghoochannejhad, acaso el mejor jugador iraní, salvó el honor, y puso el único gol de su selección en la copa (evitando así que sean la única selección sin goles a favor). Y un minuto después, Vršajević terminó de decorar el 3-1 final.

Así, Bosnia se pudo despedir con un triunfo digno. Si bien, como ya hemos mencionado, decepcionó un poco teniendo en cuenta sus buenos jugadores, para ser su primer Mundial, hizo un buen papel. Y se fue también, Irán que nos deja el recuerdo del gran partido que le hizo a Argentina, aunque se fue con solo un punto y un solo gol a favor.

foto: editorasunidas.com

foto: editorasunidas.com

Argentina y Nigeria siguen en carrera, en lo que fue el grupo más aburrido del Mundial. Pero entre ellos protagonizaron, tal vez, el mejor partido del grupo. Hubo ritmo y goles. Rápidamente, los sudamericanos se pusieron arriba con gol de Lionel Messi a los tres minutos, después de una buena jugada de Di María. Pero Nigeria respondió un minuto después con el golazo de Musa. Sobre el final del primer tiempo, otra vez Messi ponía en ventaja a su selección, con un soberbio tiro libre. Sin embargo, iniciando el segundo tiempo, otra vez Musa volvía a emparejar las cosas. El nigeriano se convertía en el primer jugador de su país en marcar un doblete en el Mundial. A los 50 minutos, Marcos Rojo, de cabeza a la salida de un córner, marcó el gol definitivo con el que Argentina ganó el partido y el grupo, y el triunfo Bosnio les dio también el pase a los nigerianos.

Ambos equipos tendrán que mejorar muchísimo para vencer a sus rivales de octavos, especialmente Nigeria, que ahora tendrá que verse las caras con la contundente Francia. Mientras que Suiza podría dar la sorpresa eliminando a Argentina.

 

CLASIFICADOS:

ARGENTINA. Decepcionó en sus dos primeros partidos, donde se mostró irresoluto, predecible y sin explosión. Dependieron casi al 100% de alguna genialidad de Messi. Así, es probable que no lleguen muy lejos. Para el tercer partido, se mostraron más cómodos y sueltos y jugaron mejor, pero Nigeria igual los complicó. Tienen que mejorar  los laterales y los volantes centrales. Tiene que aparecer más Gago para sacarle máximo provecho a Messi. Sus demás delanteros están en deuda, y ya perdieron al “Kun” Agüero para el resto del torneo.

NIGERIA. Se clasificó más por deficiencias de sus rivales que por virtudes. Hizo su chamba. Sumó cuatro puntos y clasificó. Pero no ha mostrado el nivel de otras versiones, como la del 94 o el campeón olímpico. Musa y Emenike han sido los más importantes. Defiende mejor de lo que ataca, pese hacer un equipo que mira siempre el arco contrario. No tiene muchos argumentos, salvo algún desborde de Emenike, o alguna jugada individual de Musa y Odemwingie.

La Figura: Lionel Messi (Argentina). No brilló en los dos primeros partidos, pero hizo los goles más importantes y aseguró la clasificación de su equipo. Para el tercer partido, ya más tranquilos, se le vio más suelto y más contento y nos dio una muestra más sólida de su calidad.

foto: ebay.com

foto: ebay.com

Mención Honrosa: Ángel Di María (Argentina). En los momentos en que su selección no jugaba bien, fue el que mejor impresión dejó. En el último partido, igual que sus compañeros, se le vio más relajado y apareció un poco más

foto: videosde-futbol.com

foto: videosde-futbol.com

Yapa: Miralem Pjanić y Edin Džeko (Bosnia y Herzegovina). Se esperaba más de ellos, pero fueron lo mejor de su selección. En un grupo flojito, se las arreglaron para dejar una buena imagen. Ojalá puedan volver a aparecer en un torneo importante, tal vez en la próxima Eurocopa.

 

Fuente: Google / fifa.com

Fuente: Google / fifa.com

 

Grupos A y B

Grupos C Y D

Grupos G y H

Anuncios

3 comentarios en “Comenzó la fiesta – Así vimos la primera fase de Brasil 2014 (grupos E y F)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s