Comenzó la fiesta – Así vimos la primera fase de Brasil 2014 (grupos G y H)

Estándar

Cerramos este recuento de la primera fase, con dos grupos muy interesantes. El verdadero grupo de la muerte, donde se jugaron los mejores partidos (todos fueron partidazos), y el grupo que nos dio a una de las mejores sorpresas de este campeonato, Argelia.

(Puedes ver los otros grupos acá A y B / C y D / E y F)

GRUPO G

Este era el grupo que todos queríamos ver. La poderosa Alemania se enfrentaba al Portugal de Cristiano Ronaldo en la primera fecha, y el grupo lo completaban Ghana, la mejor selección africana en el último Mundial, y la que mejor llegaba a este, y Estados Unidos, que tiene como entrenador nada menos que a Jürgen Klinsmann ex jugador y entrenador alemán, que llevó a los germanos al tercer puesto –con Löw, actual técnico alemán, como asistente– del Mundial que ellos organizaron en el 2006.

Le expectativa era muy grande, y no defraudaron en ninguno de los seis partidos (aunque, tal vez, se esperaba un poco más del duelo de Klinsmann con su ex brazo derecho). Inauguraron el grupo alemanes y portugués, en un partido que, al igual que el Holanda-España, sorprendió por lo abultado del marcador, mas no tanto por el resultado. Alemania fue contundente y se impuso con un arrollador 4-0. El cuadro de CR7 apareció deslucido, y el último balón de oro estuvo muy lejos de su rendimiento habitual. Venía arrastrando una fuerte lesión, y eso se notó en algunas ejecuciones faltas de precisión, a lo largo de toda la fase.

Portugal se vio rápidamente superado por la velocidad y precisión germanas. Y la situación se complicaba aún más a medida que corrían los minutos. Todo le salió mal al cuadro luso ese día. A los 11 minutos, Mario Götze logró entrar al área y fue derribado por João Pereira. Penal y amarilla para el portugués. Thomas Müller, desde los doce pasos, abrió la cuenta para Alemania. La mala racha continuó, y a los 28, Hugo Almeida tuvo que salir lesionado y fue reemplazado por un limitado e intrascendente Éder. Apenas cuatro minutos después, Matt Hummels, de cabeza, ponía el 2-0.

fuente: prodavinci.com

fuente: prodavinci.com

A los 37, para empeorar las cosas, Pepe y Müller forcejearon una pelota cerca del área, y el germano acusó una agresión. El árbitro no compró la falta, y dejó seguir. Entonces, el defensor portugués se acercó a increpar la simulación, golpeándolo ligeramente con la cabeza. El árbitro vio la agresión y expulso a Pepe. Parecía exagerada, con una amarilla podía haber bastado, pero conforme se sucedieron las repeticiones, fue quedando más clara la mala intención del defensor. Pesaron los malos antecedentes, además. Con 10 hombres y dos goles abajo, el partido para Portugal se terminó. Nunca más se repuso, y no encontró respuestas, ni para el juego efectivo de los alemanes, ni para su propia escasez ofensiva.

pepe

Sobre el final del primer tiempo, otra vez Müller, ponía el 3-0. El ritmo en el segundo tiempo bajó notablemente. Alemania tenía el partido controlado, el marcador resuelto, y Portugal no tenía con qué hacerle daño. Entró Ricardo Costa en lugar de Miguel Veloso, y Portugal empezó a defender un poco mejor. Pero la mala fortuna no se la había terminado. A los 65 minutos, Fábio Coentrão también tuvo que dejar la cancha por lesión, y fue reemplazado por André Almeida. Tanto Coentrão, como Hugo Almeida se perderían el resto del Mundial. La cereza del pastel la puso nuevamente Müller, a los 78 minutos, marcando el 4-0 y consiguiendo el primer hat-trick del torneo (el segundo lo haría Shakiri). Luego del partido, por si faltaba algo, se confirma que el portero portugués Rui Patricio, también había terminado lesionado.

fuente: prodavinci.com

fuente: prodavinci.com

Después del baile y le exhibición alemana, tocaba ver a sus próximos rivales. Ghana y Estados Unidos protagonizaron otro gran partido, con muy buen ritmo y con muchas emociones, literalmente, de principio a fin. Apenas comenzado el cotejo, Clint Dempsey marcaba para el cuadro norteamericano el quinto gol más rápido en la historia de los mundiales, con tan solo 29 segundos de juego. Pero Ghana se repuso y logró emparejar el trámite, haciendo que el partido se vuelva de ida y vuelta en gran parte del tiempo, con dos equipos que atacaban mejor de lo que defendían. Sin embargo, y pese a que no faltaban emociones ni ocasiones, el gol demoró en volver a aparecer. Recién a los 82 minutos, André Ayew pudo conseguir el tan ansiado empate para los africanos, con una soberbia definición, tras una lujosa asistencia de taco de Asamoah Gyan. Pero la alegría no duró mucho. Apenas cuatro minutos después, John Brooks Jr. ponía el 2-1 para Estados Unidos, con un buen cabezazo a la salida de un córner. Ghana no tuvo tiempo de reponerse, y el marcador no se movió más.

fuente: prodavinci.com

fuente: prodavinci.com

Quedaba la sensación de que Ghana había regalado un tiempo al dejar en el banco a importantes figuras como Boateng y Essien. Sus ingresos significaron un importante cambio de actitud, y una mejora notable en su juego, pese a la derrota. Pero quedaba claro, también, que ninguno de estos equipos sería rival fácil para los europeos, especialmente para Portugal, cuya permanencia en el Mundial pendía de un hilo luego de la primera fecha. Y se confirmó.

Alemanes y ghaneses protagonizaron uno de los mejores partidos en lo que va del torneo. El primer tiempo fue parejo, con ligera superioridad alemana. Un remate de lejos de Muntari y un derechazo de Mario Götze fueron las más claras, pero fueron bien controladas por los porteros. Para el segundo tiempo, Löw dejó en el banco a Boateng, e hizo ingresar a Mustafi, una de las sorpresas en la convocatoria germana. A los pocos minutos, sería Alemania la que se pondría adelante, con un extraño gol de Götze. Müller envió un buen centro al área, y Götze adelantó a sus defensores con la cabeza. Pero no pudo hacer un buen contacto, por lo que el balón cayó, rebotó en su rodilla y se metió en la portería de Dauda, decretando el primero.

El técnico Appiah, entonces, realizó un cambio clave. Retiro del terreno de juego a Prince Boateng, e hizo ingresar a Jordan Ayew. Con esto se terminaba el duelo entre los hermanos Boateng, ambos sustituidos. El cambio ghanés permitió que el otro Ayew, André, y Gyan tomen más protagonismo. Precisamente, ellos serían los autores de la remontada africana. Apenas tres minutos después del gol alemán, Ayew aprovechó un buen centro de Afful, y de un potente cabezazo, puso el 1-1. Y sobre los 63 minutos, una gran asistencia de Muntari, permitió a Asamoah Gyan decretar el segundo y la sorpresa general en el estadio Castelão.

Joachim Löw envió a la cancha a Schweinsteiger y a Miroslav Klose, y apenas un minuto después, fue justamente Klose quien, con la primera pelota que tocó, puso el 2-2, tras un pivoteo de Höwedes, luego de un tiro de esquina. Este gol no solo significaba el empate para los germanos, sino que, más significativamente, era el gol número 15 de Klose, con lo que igualaba al brasileño Ronaldo como el máximo goleador en la historia de los mundiales.

El otro partido no se quedó atrás. Un Portugal obligado a ganar, se enfrentada a la aplicada y difícil selección norteamericana de Klinsmann, a quienes el triunfo les aseguraba la clasificación. Y, conscientes de su necesidad, los lusos salieron con todo en busca del primero. A los 5 minutos, Miguel Veloso remató de fuera del área, y en su intento de rechazar, Geoff Cameron pifió el balón, y se la dejó servida a Nani, quien definió fuerte arriba, marcando el primero del partido. Portugal parecía así encaminar su resurrección mundialista, pero Estados Unidos, poco a poco se fue parando mejor y tomando el control del partido. El juego se hizo de ida y vuelta por momentos, pero siempre con ligera superioridad para el equipo de Klinsmann, aunque durante el primer tiempo se mantuvo la ventaja en el marcador para los portugueses.

En el segundo tiempo, Estados Unidos salió más decidido, y a los 64 minutos vio recompensado su esfuerzo, gracias al golazo de Jermaine Jones, que colocó un potente remate desde fuera del área, sin que el portero Beto tuviera oportunidad de reacción. Unos minutos antes, ya habían avisado con un remate de Bradley, que Ricardo Costa despejó en la línea, cuando Beto ya estaba vencido. Con el 1-1, y ante la necesidad portuguesa, el partido se volvió aún más de ida y vuelta.

Recién a los 81 minutos, la figura norteamericana, Clint Dempsey, aprovechó un pase desde la izquierda de Zusi, para empujar el balón con el abdomen y poner adelante a su equipo. Con ese resultado, Estados Unidos estaba clasificando a la siguiente etapa, mientras que los portugueses se despedían de la copa. Pero apareció el orgullo portugués, y especialmente de Cristiano Ronaldo, quien pese a evidenciar los problemas físicos derivados de esa lesión previa al Mundial (tuvo un par de oportunidades que no pudo aprovechar por falta de potencia y precisión). Pero aun así, tomó la batuta de su equipo, y en la última jugada del partido, dio una muestra de toda su categoría y talento, poniendo un centro preciso que Silvestre Valera convirtió en el 2-2 final.

Estados Unidos había dado un paso muy grande hacia la clasificación, y Cristiano Ronaldo le había devuelto la vida a su equipo, aunque igual se mantenía en agonía, pues ahora dependía de un triunfo (de preferencia abultado) alemán, y de hacerle la mayor cantidad de goles posibles a una Ghana que había dejado una gratísima impresión.

La última fecha nos traía como principal atractivo el enfrentamiento entre Jurgen Klinsmann y su antiguo asistente, Joachim Löw. La escuela alemana se enfrentaba a su mejor discípulo, con la intriga añadida de que el empate los clasificaba a ambos. ¿Se pondrían de acuerdo los dos técnicos amigos para no hacerse daño y avanzar? Más de uno recordó el “partido de la vergüenza” entre Alemania y Austria en el Mundial de 1982, con un empate sin goles que clasificó a ambos y dejó fuera a la sorprendente Argelia.

Pero la historia fue muy distinta esta vez. Ambos técnicos demostraron ser excelentes profesionales, y sus equipos jugaron con la especulación natural de un partido definitorio, pero buscando siempre el triunfo. Sin embargo, el partido no fue tan atractivo como se esperaba, mucho más táctico que vistoso, y Alemania se impuso apenas 1-0 con un nuevo gol de Thomas Müller.

La verdadera atención estaba centrada en el otro partido, donde Portugal se jugaba la vida y esperaba el milagro. Y, una vez más, lo entendieron así, y salieron con todo en busca del gol. Solo que esta vez no tuvieron la fortuna del partido anterior, y el gol demoró en llegar. Cristiano Ronaldo había estrellado un balón en el travesaño, y un cabezazo suyo fue detenido en la línea por el portero Dauda. Ghana comenzó a pararse mejor y a equilibrar el partido, pero fue Portugal el que finalmente se puso en ventaja, con un autogol de John Boye,  luego de un centro de Veloso.

Para el segundo tiempo, fue Ghana, eliminada a esas alturas, quien tomó la iniciativa, y en el minuto 57, Asamoah Gyan, aprovechó un buen centro de Kwadwo Asamoah, para batir al portero Beto de un cabezazo, y decretar el empate. Este resultado parcial dejaba afuera a ambos equipos, pese a que, en ese momento, ya ganaba Alemania en el otro partido. Portugal reaccionó, con más amor propio que con ideas y fútbol y trató por todos los medios de volver a conseguir la ventaja. Pero Ghana sabía que ganando clasificaba, y el partido se volvió intenso y hubo mucho nerviosismo. Waris se comió el segundo para los africanos, y minutos más tarde, un rechazo del arquero Dauda quedó corto, y cayó a los pies del menos indicado para los intereses ghaneses. Cristiano Ronaldo tomó el balón y de potente zurdazo, puso el 2-1. CR7 salvó el orgullo portugués, y evitó así irse a casa sin haber marcado goles. Portugal necesitaba tres goles más, que no llegaron, o que Alemania aumentara el marcador, cosa que tampoco sucedió.

Se despedía así Portugal del Mundial. Los fans de Messi y los anti Ronaldo expresaron su felicidad en las redes sociales. Lo cierto es que CR7 no hizo mucho en este Mundial, pero también es cierto que venía lesionado (su médico le dijo que no debía jugar), y eso se notó en un par de jugadas que tuvo en el partido con Estados Unidos. También es cierto que tuvo que compartir equipo con jugadores que se mostraron bastante deslucidos y muy limitados. Pero el hecho concreto es que está eliminado y Cristiano solo hizo un gol.

Muchos aprovecharon para burlarse y decir que es un jugador inventado por la prensa, pero otros recordamos cómo, de la mano con Rooney, llevaron al Manchester United a una de las mejores temporadas de sus últimos años, y cómo él solito metió a Portugal en la semifinal de la Euro 2012 (y casi los mete en la final).

Portugal hizo lo que vino a hacer, ganarle a Ghana y empatar con Estados Unidos. No tenía para mucho más, y este grupo en particular se pasaba así: con las justas (como lo hizo USA). Pagó caro ese 4-0 inicial con Alemania, u otra habría sido la historia…

Alemania y USA, por otro lado, fueron justos clasificados. Dos equipos muy sólidos y que tuvieron muy buenos momentos de fútbol. Entusiasma particularmente lo de los germanos, que a su buen juego, le sumaron contundencia.

 

CLASIFICADOS:

ALEMANIA. Otro equipo que deslumbró en la primera fecha, pero que no pudo repetir esa contundencia y espectacularidad en los siguientes partidos. Pero los rivales contribuyeron a eso. Quedó primero en el grupo más duro y eso ya es bastante. Tiene la seguridad defensiva característica de los cuadros germanos, aunque Boateng y Mertesacker han acusado lentitud en algunas jugadas, y eso le puede costar contra equipos rápidos como. Müller ha andado muy bien, pero necesita que aparezcan más Özil y Götze. A diferencia de Colombia con Falcao, o Francia con Ribery, Alemania sí ha extrañado a Reus, un jugador que le podía aportar muchas más variantes. Pero aun así se las ha arreglado. Ha sido un acierto de Löw incluir a Lahm de volante al lado de Khedira, pero por momentos ha sentido la ausencia de Schweinsteiger, un indispensable.

ESTADOS UNIDOS. Los deportistas norteamericanos siempre se han caracterizado por su disciplina y orden táctico. Si a esa cultura se le suma el buen juego, la capacidad técnica, y un entrenador capaz de potenciar las características de juego de cada uno, entonces el resultado tiene que se muy alentador. Estados Unidos ha crecido mucho con la llegada de Klinsmann. Es un equipo ordenado y trabajador. Todos son igual de importantes para el funcionamiento correcto del equipo, y lo saben. Eso no impide que jugadores con el talento de Dempsey y Jones puedan destacar. Klinsmann encontró disciplina, pero también encontró jugadores con buena técnica y buena preparación física. Así, pudo formar un equipo que corre los 90 minutos y que tiene buen juego. Lo único que no han podido asimilar de la escuela alemana es la solidez defensiva. A veces, pasan apuros con pelota parada, pero lo suplen con buenas coberturas y relevos. Todos vuelven a defender y salen con criterio a atacar. Un muy buen equipo

 

La Figura: Thomas Müller (Alemania). Hubo muchas actuaciones destacadas y jugadores importantes para sus equipos, pero lo del goleador alemán fue superior. Demostró que es uno de los mejores delanteros del Mundo, especialmente cuando se pone la camiseta de su selección. No es, además, un delantero de área, por lo que no solo hizo goles, sino que contribuyo al buen juego de su equipo.

fuente: LastStickers.com

fuente: LastStickers.com

Thomas-Muller-hat-trick-goal-against-Portugal-b

Mención Honrosa: Clint Dempsey (Estados Unidos). Dentro de una selección eficiente y pareja, fue el que más destacó, y eso de por sí, ya dice bastante. Junto a Jermaine Jones, es el que puede darle algo más al equipo de Klinsmann, esa magia extra que todo equipo necesita tener para solucionar partidos complicados. Jugó un gran partido especialmente contra Portugal, donde, además, hizo un gol.

foto: zimbio.com

foto: zimbio.com

Yapa: La selección de Ghana no clasificó pero dejó un gran recuerdo y una grata impresión. Destacaron Muntarim, con toda su experiencia, los desbordes de Asamoah, y arriba Gyan y Ayew difíciles de controlar.

 

foto: melty.es

foto: melty.es

 

Fuente: Google / fifa.com

Fuente: Google / fifa.com

 

GRUPO H

El último grupo del Mundial, tenía como principal atractivo al equipo llamado a ser “la sorpresa del Mundial”, Bélgica. La verdadera sorpresa fue, en cambio, que ese equipo lleno de jugadores muy interesantes, no pudiera cumplir con las expectativas, y mostrara un juego parco, protagonizando, incluso, uno de los partidos más aburridos en lo que va del torneo. Acompañaban a los belgas, la siempre impredecible selección de Rusia, la aplicada y rápida Corea del Sur, y una selección de Argelia, que llegaba con su principal figura, Sofiane Feghouli, jugador del Valencia de España, en gran nivel.

Fueron justamente belgas y argelinos los que inauguraron el grupo. Fue un partido atractivo, que nos permitió ver una muy interesante selección argelina que le complicó el partido a los favoritos del grupo, e incluso logró adelantarse en el marcador, por intermedio de Feghouli, de penal. En el segundo tiempo, y ante la necesidad de remontar, el cuadro belga quemó rápido sus tres cambios. Salieron Chadli (46’), Lukaku (58’) y Dembelé (65’) que no habían aparecido, y el ingreso de Fellaini le cambió la cara. A los 70 minutos, fue el propio jugador del Manchester United el que puso el 1-1 con un potente cabezazo. Diez minutos más tarde, apareció por fin Edin Hazard, la máxima figura belga, y que no había trascendido, para darle una asistencia perfecta a Mertens, que con un derechazo marcó el 2-1 definitivo.

En el otro partido, rusos y coreanos, con más entusiasmo que buen juego, nos ofrecieron otro partido movido. Sin embargo, quedó evidenciada la poca capacidad de generar y concretar situaciones de gol, sobre todo, por parte de los rusos, quienes contaron con buenas ocasiones que no supieron aprovechar. En cambio, fueron los coreanos, quienes aprovecharon un blooper del arquero Akinfeev, para poner el 1-0, luego de un remate de Lee Keunho, que el portero ruso dejó escurrir entre sus manos. Pero los rusos lograron reponerse, y consiguieron la igualdad, tras una serie de rebotes que terminaron con el gol de Kerzhakov.

La segunda fecha nos trajo dos picos muy opuestos. Por un lado, Bélgica y Rusia nos brindaron el peor partido del grupo, y, quizás el más aburrido de la primera fase. El partido pintaba para el cero a cero desde el primer momento, y solo una pincelada de genialidad de Hazard pudo evitar ese destino. Desbordó por izquierda, llegó a la línea de fondo y sirvió hacia atrás, para que Origi pusiera el único gol del partido. No hay mucho más qué decir sobre este partido. Bélgica decepcionó y dejó dudas sobre esa etiqueta de “equipo revelación” con la que muchos habían predicho su actuación. Y más decepcionante aún era lo de Rusia, que con un solo punto, y lo que pasaría horas después en el otro partido, quedaba al borde de la eliminación.

Por el otro lado, en cambio, Argelia nos regaló un gran espectáculo, en uno de los mejores partidos de esta etapa. Los africanos salieron decididos a ganar y rápidamente se encontraron con una ventaja cómoda. Slimani a los 26 minutos, Halliche a los 28, y Djabou a los 38, prácticamente sentenciaban el partido, ante una Corea del Sur atónita y sin reacción. Los argelinos habían alcanzado una ventaja justa y que reflejaba exactamente lo que había pasado en el campo de juego. Un equipo rápido, con buena técnica y disciplinado, y que estuvo muy fino a la hora de definir. Se convertía así en el verdadero equipo sorpresa del grupo –y del torneo, junto a Costa Rica–, y se acercaba a su clasificación.

Pero eso no fue todo. Si el primer tiempo había sido una clase de buen juego, el segundo lo sería de entrega y orgullo. A los 50 minutos, Son Heung Min se encontraba una pelota en el área, y definía por entre las piernas del portero Mbolhi, para poner el descuento coreano. El cuadro asiático comenzó a creer en su recuperación y se fue con todo al ataque, convirtiendo al arquero argelino en figura. Pero, entonces, apareció la magia de Feghouli, y armó una hermosa pared con Brahimi, para, con taco incluido, dejar a este último frente al portero Jung. Brahimi no dudó y mandó la pelota, también entre las piernas del arquero, para aumentar nuevamente el marcador para Argelia.

Los coreanos no bajaron los brazos, y siguieron empujando en busca de un nuevo descuento. A los 72 minutos, su esfuerzo y entrega tendrían premio. Koo Jacheol empujó un balón en el área chica, poniendo el 2-4 y dándole más emoción al encuentro. Los coreanos siguieron intentando, y los argelinos contragolpeando, pero ya nada cambió. Partidazo, y por si fuera poco, cinco de los seis tantos habían sido golazos. Los africanos habían alegrado a los aficionados, para borrar el ingrato recuerdo del partido entre rusos y belgas, y los coreanos habían conmovido por su entrega y lucha hasta el momento final. El resultado, de paso, aseguraba el pase de Bélgica a la siguiente ronda.

Para la última fecha, más tranquilos por la clasificación, el cuadro belga no pasó muchos apuros para vencer a una débil selección coreana, que nunca dejó de intentar, pero no supo cómo doblegar a la sólida defensa belga. Pese a que jugaron con un hombre menos todo el segundo tiempo, los europeos lograron ponerse arriba en el marcador por intermedio de Vertonghen, lo que terminó de sepultar las esperanzas coreanas, y asegurarle a Bélgica el primer lugar que la previa había calculado.

Lo más interesante pasaba en el otro partido. Rusos y argelinos se jugaban la vida. El que ganaba clasificaba, y el empate favorecía a los argelinos. Por eso Rusia tomó la iniciativa, y rápidamente consiguió la ventaja que necesitaba, gracias a un tremendo cabezazo de Kokorin (6’). Se le veía mejor y más decidido al conjunto europeo, frente a una Argelia que parecía haber especulado demasiado con el 0-0, y cuyo plan se vio arruinado con el gol tempranero. Pero conforme fueron transcurriendo los minutos, comenzaron a dar muestras de ese buen juego que habían ofrecido en los partidos anteriores. Se generaron ocasiones en los dos arcos, y la figura de los porteros comenzaba a crecer. Hasta que, en el minuto 60, un tiro libre desde la izquierda terminó en el cabezazo de Slimani que batió al portero Akinfeev, que salió mal. El 1-1 le daba ahora la clasificación a Argelia. Rusia tuvo un par más, pero no pudieron.

Y Argelia conseguía así, su histórica primera clasificación a octavos, superando lo hecho en 1982, cuando alemanes y austríacos les robaron la clasificación. Curiosamente, ahora deberán enfrentar a la poderosa Alemania, en una especie de revancha. ¿Podrán?

 

CLASIFICADOS:

BÉLGICA. No llegaron a ser el equipo vistoso y explosivo que se esperaba, pero es muy eficiente. Sabe hacer lo necesario para ganar los partidos, y tiene jugadores capaces de hacer la diferencia. Fellaini y Hazard han sido lo más destacado, y aún falta que aparezca su goleador Lukaku. No esperen que pase por arriba a ningún rival, pero será difícil que alguno los pase por encima a ellos.

ARGELIA. Una de las más gratas sorpresas del Mundial. Tiene lo mejor de las dos escuelas africanas. Es ordenado tácticamente y con jugadores que corren todo el partido. Pero también es rápido y tiene buen toque. Finos con la pelota en los pies. Feghouli hace jugar a todos y está más comprometido tácticamente de lo que se le ve en Valencia. No son tan inocentes como otros equipos africanos y saben cómo jugarle a cada rival. La exhibición que hicieron contra Corea del Sur es su mejor carta de presentación. Aunque es difícil que lo pueda repetir con un rival de mayor jerarquía, especialmente porque le toca Alemania en octavos. Pero con orden y salidas rápidas a la espalda de los centrales germanos (que son más lentos), pueden hacer daño.

La Figura. Sofiane Feghouli (Argelia). El hombre del Valencia dio muchas muestras de gran talento y habilidad, y condujo a su equipo a octavos. Fue el mejor dentro del equipo que mejores momentos de fútbol lució en el grupo.

foto: LastSticker.com

foto: LastSticker.com

algeria-goal

Mención Honrosa: Marouane Fellain (Bélgica). Su ingreso en el primer encuentro le cambió la cara a su selección, y fue el más claro también en los partidos siguientes. Fue el que más destacó en un equipo donde sus principales figuras no han aparecido demasiado.

foto: terra.com.co

foto: terra.com.co

Fuente: Google / fifa.com

Fuente: Google / fifa.com

 

Grupos A y B

Grupos C y D

Grupos E y F

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s