#Desaparecer: la nueva aventura del cine peruano

Estándar

Esta semana llega a las salas de cine una nueva cinta peruana. Desaparecer es la nueva película de Dorian Fernández-Moris, director de Cementerio General, y de AV Films, el mismo equipo que nos trajo también Secreto Matusita. Ahora, se alejan del terror para presentarnos “la película que siempre hemos querido hacer”, según confiesan el director y su productor, Paco Bardales, quien junto a Fernández, escribió también el guión.

La película narra la historia de Giovanni (interpretado por Ismael La Rosa), quien, al enterarse de la desaparición de su novia, Milena (Virna Flores), viaja hasta la Amazonía con el fin de rescatarla. El trailer prometía una cinta de acción que recordaba más a Liam Neeson que a lo que estamos acostumbrados en el cine nacional. Y si bien, el resultado final no es precisamente una catarata creciente de acción, balas y persecuciones, la trama y el suspenso conseguido son lo suficientemente buenos como para mantener enganchado al espectador.

En declaraciones previas al estreno, tanto Dorian Fernández como Paco Bardales prometían una película que fuera capaz de entretener al público que solo busca pasar un buen rato de cine, y, a la vez, dejar un mensaje que genere reflexión en los espectadores que llegan a las salas buscando algo más. Creo que cumplieron, en mayor o menor medida, con ambas.

La cinta, efectivamente, entretiene. Un buen guión, una historia bien contada y un trabajo técnico bien logrado en términos generales, son los puntos fuertes de la película. A esto hay que sumarle un elenco más que interesante, donde resaltan, para mi gusto, Oscar Carrillo y Teddy Guzmán, y al que se suman también Reynaldo Arenas, Mónica Sánchez y Fernando Bacilio, ganador de varios premios por su papel en “El Mudo”.

Fuente: encinta.utero.pe

Teddy Guzmán y Fernando Bacilio (fuente: encinta.utero.pe)

Ismael La Rosa y Oscar Carrillo (fuente: encinta.utero.pe)

Ismael La Rosa y Oscar Carrillo
(fuente: encinta.utero.pe)

Se trata de una apuesta más que interesante dentro del cine nacional. La inversión –cercana al millón de dólares– así como el notable despliegue de producción que significa grabar en la Amazonía, con equipos de alta calidad y un reparto con muchos extras, no es algo que se vea en nuestro cine así nomás.

Hacer cine, o dedicarse a la labor audiovisual profesionalmente en el Perú, es una hazaña y una aventura ya de por sí. Esto no significa que, con esa excusa, se pasen por alto errores, omisiones o simplemente se le atribuyan a trabajos audiovisuales méritos que no poseen. Pero sí implica reconocer el valor de quienes se animan a dar un paso más y hacer algo distinto o arriesgado.

Tal es el caso de Desaparecer. El esfuerzo realizado para sacar adelante esta película, bien merece un reconocimiento, y es, para mí, razón suficiente para darle una oportunidad a la película en las salas de cine.

Felizmente, ese esfuerzo excepcional no es el único ni el mayor mérito de la película. Como cinta de suspenso es interesante. Logra crear una atmósfera de misterio que atrae, apoyada principalmente en el mágico encanto de la Amazonía, sus paisajes y sus mitos. Otra promesa que hicieron los realizadores fue no caricaturizar a la Amazonía, y creo que esa también la cumplieron.

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

La selva no solo se muestra imponente, sino que se vuelve protagonista. Sus bosques, sus secretos y sus misterios son parte fundamental de la construcción de la historia. Precisamente, otro de los méritos de la película –el más significativo, en realidad–, es que logra plantear claramente un problema muy serio que afecta a la Amazonía desde hace muchos años. El trasfondo de la cinta es una denuncia de esa explotación y tráfico ilegal de materia prima que tanto daño ha hecho en nuestra selva. Una realidad innegable pero de la que no hablamos mucho.

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

Fuente: Trailer

Aquí la película alcanza su principal valor, más allá de lo netamente audiovisual, y Dorian Fernández termina de cumplir su promesa. El espectador se lleva a casa una reflexión, si así lo quiere, y un claro llamado de atención sobre esta problemática, que ojalá sirva para que empiece a tomarse mayor conciencia sobre un tema que es de interés nacional.

 

*Mención especial para la gran secuencia final. Pero no voy a decir más. Vayan a verla, en serio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s