#DesignatedSurvivor: La secuela de 24 que necesitábamos

Estándar
designated_survivor

fuente: abc

Cualquier fan respetable de las series de televisión –o quien se jacte de serlo– sabe quién es Jack Bauer: ese intrépido agente federal de la Agencia Anti-Terrorista (CTU, por sus siglas en inglés), interpretado por el genial Kiefer Sutherland, que entre 2001 y 2010 (más un pequeño revival en el 2014) nos hizo vivir de cerca las mayores conspiraciones políticas del mundo, mientras lo acompañábamos a resolver cada uno de los casos en menos de 24 horas. Todo un experto en poner su vida en riesgo con tal de salvar a su familia, a sus colegas, a su país y al mundo entero. El último gran héroe de acción.

(¡Spoilers a la vista!) Durante las ocho temporadas completas que duró la serie, vimos cómo Jack salvaba al senador Palmer (Dennis Haysbert), quien más tarde se convertiría en el primer presidente afroamericano de los Estados Unidos, de un complot para asesinarlo; cómo evitaba que una bomba nuclear estalle en Los Ángeles; cómo se infiltró en la mafia mexicana para evitar que un virus mortal sea esparcido; como, ya fuera de CTU, tenía que rescatar a su nuevo jefe, el Secretario de Defensa Heller (William Devane) y a su hija, su amada Audrey Raines (Kim Raver), secuestrados por un grupo terrorista, para luego volver a CTU y salvar nuevamente al país; cómo tiene que fingir su propia muerte y luego volver a aparecer cuando sus amigos empiezan a ser asesinados, para resolver una nueva conspiración; cómo es detenido por China y enviado a una prisión militar, pero tiene que volver para evitar una guerra mundial, mientras escapa de todos los que juraron vengarse de él; cómo tiene que trabajar con el FBI para descubrir a los traidores en la administración de la primera presidenta mujer, Allison Taylor (Cherry Jones), y evitar ataques biológicos; y, finalmente, cómo luego de volver a CTU para evitar un complot ruso más, termina –SPOILER- (EN SERIO, BIG SPOILER) siendo un fugitivo tanto para los rusos como para los estadounidenses.

Y en el camino, lo vimos perder absolutamente todo, su familia, sus amigos, su trabajo, su libertad, y todo por su inacabable vocación de servicio a su país. La consecuencia natural y justa sería que todo ese sacrificio y dedicación sea finalmente recompensado, que Jack limpie su nombre y que todo el mundo sepa cuántas veces el bueno de Bauer salvó al mundo de una desgracia. El verdadero destino para alguien como Jack Bauer tendría que ser la Casa Blanca. ¿Quién mejor para guiar un país que la persona que dedicó su vida entera a defenderlo? ¿Quién mejor para representar a un pueblo que la única persona que antepuso su amor al país por encima de su propia seguridad, su propio bienestar, su familia, su vida?

Bueno, guarden esa idea, porque este post no es sobre 24, es sobre Designated Survivor, la nueva joyita de ABC, distribuida internacionalmente por Netflix, con Kiefer Sutherland como protagonista, que se estrenó el 21 de setiembre en Estados Unidos y el 6 de noviembre por estos lares.

Empecemos por el nombre. En Estados Unidos, un sobreviviente designado es una persona, usualmente perteneciente al Gabinete (o alguien en la línea de sucesión presidencial), que, durante alguna actividad importante que requiera la presencia de toda la plana mayor del Estado, como una asunción de mando, por ejemplo, es mantenida en un lugar seguro y distante del evento para, en caso de una catástrofe, asegure la continuidad del gobierno.

Pues bien, al inicio de la serie nos encontramos con dicha catástrofe. Durante el Discurso del Estado de la Unión, una explosión en el Capitolio termina con la vida del presidente de Estados Unidos, con todo su Gabinete y con casi todo el Senado. Cada representante importante del gobierno, excepto el Secretario de Vivienda, Tom Kirkman (Sutherland), el sobreviviente designado, quien, desde el momento de la tragedia se convierte en el nuevo presidente de los Estados Unidos.

A partir de ahí, la serie se centra en las investigaciones sobre el atentado y en descubrir conspiraciones, mientras Kirkman tiene la difícil tarea de aprender a ser un buen presidente y reconstruir el gobierno (y la gobernabilidad) de su país. Todo a partir de ese momento se vuelve un hermoso revival de 24, mucho más cercano a los fans de Bauer de lo que debería ser una serie completamente independiente, y mucho menos forzada que la secuela del 2014, que ya ni siquiera tenía el formato de 24 horas y se sentía como una fórmula un poco gastada después de tantos años.

Porque seamos sinceros: a estas alturas es prácticamente imposible separar el rostro de Kiefer Sutherland del nombre Jack Bauer. Y si a eso le sumamos conspiraciones políticas, complots internacionales, ataques terroristas y un(a) agente del FBI testarudo(a) e inquebrantable, tenemos todos los ingredientes que hicieron de 24 la serie favorita de sus fans.

jack_bauer

fuente: mtv.com

Volvamos a la idea que dejamos pendiente. Jack Bauer presidente es el sueño de cualquiera que haya seguido la serie durante toda la década pasada. Y Designated… ofrece el escenario que habíamos estado esperando por seis años. Ver a Kiefer Sutherland en el sillón presidencial es como un premio, una recompensa por la paciencia y es inevitable sentir la continuidad entre una serie y otra.

Pero el presidente Kirkman no es el único personaje que nos remonta a la serie de Fox. La persistente agente del FBI, Hannah Wells (Maggie Q), es la sucesora perfecta de Bauer. Valiente, decidida y perseverante, no tiene ni un atisbo de duda al momento de poner en juego su carrera o arriesgar su vida en pos de la verdad, de lo que cree justo y de lo que su instinto entrenado le dice que es el camino correcto. No es una versión femenina de Bauer, es un personaje que brilla con luz propia, y que sostiene de manera perfecta las tramas sobre conspiraciones prácticamente ella sola.

maggieq

fuente: moviepilot.com

En una secuela verdadera de 24, la sucesora natural de Jack sería su fiel ayudante y amiga Chloe O’Brian (Mary Lynn Rajskub), quien a estas alturas habría aprendido todo lo que Bauer tenía para dejarle como legado. Vale decir: que nada es más importante que la verdad y la justicia y que cualquier medio está permitido para un objetivo mayor, como salvar el mundo, por ejemplo. Y en el camino, habría aprendido también un par de truquitos para obtener los resultados esperados.

Si no fuera O’Brian la elegida, necesitaríamos un personaje que encarnara las mismas características. Pues bien, la agente Wells es todo eso y más, con su propio sello y estilo, gracias a una notable Maggie Q, probablemente lo mejor de la serie. Y, por si no fuera suficiente, cuenta con el apoyo incondicional de Chuck Russink (Jack Epstein), un técnico del FBI, que ayuda a Wells con las pinchadas de teléfonos, hackeos de sistemas y otras cuestiones técnicas, o sea, la misma función que Chloe cumplía para asistir a Jack en sus misiones, incluso si eso implica salir temporalmente del “sistema” y lo legal.

Entonces, tenemos un presidente con el rostro de Bauer, una agente del FBI incansable en su persecusión de la verdad, y un asistente técnico que confía ciegamente en su compañera y su intuición. ¿Algo más? Podemos sumarle a Jason Atwood (Malik Yoba), subdirector del FBI y jefe de Hannah, quien recuerda a varios directores de CTU, desde Geroge Mason (Xander Berkeley), hasta Bill Buchanan (James Morrison), quienes primero se muestran incrédulos ante las teorías de Bauer (o de Wells), para luego convencerse firmemente de que es (Bauer o Wells) la única persona que puede resolver la conspiración, así no estén de acuerdo de sus métodos.

Por último, un detalle menor, pero que igual llama la atención, tenemos una Primera Dama, Alex Kirkman (Natascha McElhone), quien, no negarán, tiene un parecido físico con el gran amor de Jack, Audrey Raines.

Y un detalle adicional para los fans: la voz de Sutherland antes de cada capítulo diciendo “previously on Designated Survivor”. Si eso no es un guiño para los fans de Bauer, no sé qué es. Solo le faltaron los numeritos amarillos marcando la hora y el sonido clásico de los segundos pasando.

Pero insisto, este post es sobre Designated Survivor y no sobre 24. La serie es adictiva, al menos en sus primeros capítulos, y tiene personajes que generan empatía y conexión con los espectadores rápidamente. A veces, sin embargo, parece muy apresurada en algunos momentos y en algunas subtramas. El ritmo y el timing eran, para seguir con las comparaciones, precisamente dos de los puntos fuertes de 24, y en eso, la serie de Netflix se queda unos pasos atrás. Pero, a pesar de eso, Designated… logra mantenernos enganchados hasta el último capítulo estrenado. Y si bien el cierre no es tan espectacular como podría ser, deja la sensación de que todavía tendremos mucha acción y una trama bastante interesante por delante.

En este punto, es importante señalar que la serie tiene diez capítulos estrenados, y quedan once pendientes que recién serán lanzados el 8 de marzo en Estados Unidos, por lo que, probablemente, tengamos que esperar hasta abril o mayo para verla en Latinoamérica. Tal vez el éxito de esta primera mitad anime a Netflix a estrenarla en simultáneo. Ojalá.

Mientras tanto, permítanme cerrar la idea inicial. Designated Survivor, obviamente, no es una secuela de 24, aunque estoy seguro que no soy el único fanático de Bauer al que le gusta pensar que sí. Tras el no tan bien recibido revival de 2014, Fox se animó a planear una secuela real, esta vez sin Jack Bauer como protagonista, pero prometiendo mantener el mismo espíritu que hizo famosa a la serie. Será difícil que la mayoría de fans vuelvan a engancharse con una serie sin su protagonista -y estrella- principal, con mayor razón si tenemos una alternativa que pinta mejor.

24 Legacy se estrena el 8 de febrero por estos lares. Designated Survivor es probablemente la secuela que los fans de 24 necesitábamos y merecíamos. Legacy es la secuela que necesitaba Fox.

Anuncios

Un comentario en “#DesignatedSurvivor: La secuela de 24 que necesitábamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s